Un comerciante fue secuestrado en el partido bonaerense de Moreno y, tras el pago de dinero y televisores de rescate, fue liberado sobre el Acceso Oeste a la Capital Federal, donde los captores lo arrojaron de un auto en movimiento, informaron hoy fuentes policiales y judiciales. 

El secuestro fue cometido el pasado sábado en ruta 25 y Acceso Oeste, cuando Martín Horacio Buen Rostro (45) que se movilizaba en su Renault Fluence fue amenazado y obligado por cuatro delincuentes a ingresar en el baúl de un Volkswagen Bora, en el que se movilizaban.

En tanto, los otros dos secuestradores iban en un Peugeot 206, como apoyo.De acuerdo al informe, los captores obligaron a la víctima a comunicarse por teléfono con su esposa, Carolina Méndez (37), quien relató a la policía que en un primer momento le exigieron la entrega de 500.000 pesos como rescate.

Méndez realizó la correspondientes denuncia y el fiscal federal de Morón, Pedro Rebollo, ordenó intervenir los teléfonos celulares de la víctima y su esposa. 

Según las fuentes, las negociaciones entre los secuestradores y la esposa del comerciante, dueño de un local de eventos infantiles de la localidad de Haedo, se extendieron durante 14 horas.

Cerca de las 15 se acordó la entrega 30.000 pesos y tres televisores, rescate que Méndez llevó en su camioneta hasta el kilómetro 23 del Acceso Oeste, donde le ordenaron bajarse del vehículo, dejar las puertas y el baúl abiertos y alejarse.

Fuentes de la investigación revelaron que la mujer tuvo que correr por la autopista pegada a los autos que circulaban a altas velocidades, donde no fue atropellada “de milagro”, hasta llegar a un puente en el que fue rescatada por los policías. 

La esposa del secuestrado precisó a los pesquisas que los secuestradores intentaron trasladar la bolsa con el dinero y los televisores hacia los autos en que se movilizaban pero como se les cayeron los aparatos decidieron subirlos nuevamente en su camioneta y huir con ese vehículo junto a los otros dos autos.

A poca distancia de ahí los delincuentes decidieron liberar a la víctima, a la que arrojaron sobre la autopista desde el Bora en movimiento.

Fuentes de la investigación señalaron que se analizarán las imágenes registradas en las cámaras de seguridad de la autopista y de algunas calles y avenidas cercanas al shopping Plaza Oeste de Hurlingham, por donde se presume circularon los captores con su víctima.