Este viernes, Nicolás Pachelo y su ex esposa fueron llamados a declaración indagatoria como sospechosos de ser los autores materiales del crimen de María Marta García Belsunce, cometido el 27 de octubre de 2002.

Los argumentos para el llamado son los siguientes: Nicolás Pachelo estaba en (el country) Carmel al momento del crimen de María Marta García Belsunce. Fue visto por tres testigos trotando cerca de María Marta a las 18.15. La data de muerte fue corrida a las 18.30, ya que la víctima presentaba fracturadas, post mortem, algunas costillas, un signo cadavérico que se da al menos una hora después de las maniobras de resucitación que le hizo el médico alrededor de las 19.30. Los horarios de Pachelo el día del crimen: llegó en su camioneta Ford Ranger a las 17.34 (dijo que volvió de jugar al fútbol en un torneo intercountry). Salió en su Fiat Siena por el sector de no socios a las 18.59. Volvió en el mismo auto a la 0.49. Las antenas de telefonía celular captan a Pachelo haciendo llamados a las 19.30 por la zona de Pilar.

El periodista Jorge Lanata declaró que Pachelo le contó que el día del hecho había lavado ropa, algo que luego el propio sospechoso desmintió en testimoniales. Los criminalistas creen que el autor de los seis balazos tuvo que salir ensangrentado de la escena y los fiscales creen que Pachelo pudo haberse refugiado en su casa, cambiarse y lavar la ropa sucia. Hay dos testigos de una cafetería de una estación de servicio que declararon haber escuchado preguntar: "Che, ¿saben algo de la mujer que mataron en el country?", cuando a esa altura todo el mundo hablaba de una muerte accidental en la bañera y no de un homicidio.

Las constantes denuncias en torno a los robos que cometía Pachelo dentro del country hacen pensar a los fiscales que él pudo haber estado robando y que María Marta llegó de imprevisto.