Las 12 horas que duró la situación hubiera permitido alguna instancia más de negociación. Eso cree la familia de Alejandro Maldonado (42), quien tomó como rehén a un amigo en su casa de la localidad bonarense de Caseros, donde ambos terminaron muertos y cuatro agentes policiales resultaron heridos, al irrumpir para evitar que el secuestrador siguiera prendiendo fuego la vivienda.

"¿Por qué no nos avisaron? ¿Por qué no nos dejaron hablar con mi hermano para ver si podíamos convencerlo de algo? Me tuve que enterar por la televisión de lo que estaba pasando, porque nadie me avisó que él estaba así", se quejó Alberto, el mayor de los tres hermanos Maldonado.

El hombre protestó porque "enseguida hablaron" de que el raptor "era un loco, que tenía un brote". Y agregó: "¿Por qué nadie habló de enfermedad?".

"¿Por qué no habla el ministro (de Seguridad bonaerensem Sergio) Berni de lo que pasa en la provincia con las drogas? Quiero que se hable de lo que tiene que pasar una familia que no tiene plata y tiene que internar a un familiar por una adicción", reclamó.

Maldonado apuntó así contra el funcionario que, en el lugar del hecho, lideró el operativo tendiente a desarticular la toma de rehén.

"Está completamente enajenado”, había dicho en las primeras horas del episodio el ministro de Seguridad bonaerense sobre el hombre que mantuvo cautivo a su amigo, José Cáceres (47), en la casa situada en la calle de la localidad bonarense de Caseros, partido de Tres de Febrero 3964 del barrio Villa Pineral.

El funcionario precisó que una psicóloga “pudo tomar contacto con él (duante el hecho) y determinó que su proceso" era "totalmente agudo", sostuvo que no exigía "nada" y expresó que estaba "totalmente alterado y atrincherado”, al tiempo que manifestó que "en su delirio decía que se había preparado para la Tercera Guerra Mundial”.

Las denuncias de la familia del secuestrador

Alberto Maldonado, por su parte, se preguntó si el desenlace habría sido otro si alguien hubiera escuchado las "16 denuncias que realizaron en la comisaría de Villa Pineral, de Caseros, y en los tribunales de San Martín", para que su hermano fuera atendido por su problema de adicción a las drogas.

La toma de rehén comenzó cuando su hermano, el dueño de casa, cenaba con su esposa; Cáceres, y el hijo del primero y la mujer. Se inició una discusión, en medio de la cual Maldonado intentó ahorcar a su pareja, por lo que el invitado intercedió y luego empezó a irse. 

"Si él (por su amigo) se va, me suicido", amenazó quien finalmente terminaría como secuestrador, según una investigción preliminar del hecho. Y así empezó la situación que tuvo un desenlace fatal.

"Quiero que se hable de lo que tiene que pasar una familia que no tiene plata y tiene que internar a un familiar por una adicción", enfatizó Alberto Maldonado y, en tono de lamento, finalizó: "Yo nunca pensé que esto podía terminar así".

Crónicas Policiales: todas las noticias de hoy

Ver comentarios