fvazquez@cronica.com.ar

Momentos de tensión y dramatismo se registraron cuando 3 delincuentes armados, que fingieron ser operarios de una empresa telefónica, coparon una vivienda y tomaron como rehenes, con fines de robo, a 3 niños -dos de ellos hijos de un empresario- y a la doméstica de la familia. El tremendo suceso se registró en la localidad bonaerense de Ituzaingó y uno de los pibes avisó por teléfono del asalto a su madre, quien, alarmada, denunció dicha situación a las autoridades policiales.

Los servidores públicos realizaron un rápido procedimiento, ya que rodearon el inmueble y lograron detener a uno de los ladrones, a la vez que rescataron a las atemorizadas víctimas. El resto de la gavilla fugó llevándose un caja fuerte, en cuyo interior había 50.000 pesos y diferentes objetos de valor. Al respecto, los voceros de los tribunales de Morón revelaron que el empresario damnificado fue identificado como Sebastián Oscar Verdera, de 42 años.

Los hechos comenzaron cuando los malvivientes ingresaron a una finca situada en General Lavalle al 1100, entre Coronel Brandsen y General José María Pirán, en el oeste del conurbano provincial, oportunidad en la que comprobaron que en esos momentos no había moradores en el inmueble.

Por dicho motivo, los individuos saltaron una pared y accedieron, por la parte trasera, a la casa vecina, donde se hallaban los 2 hijos del empresario, de 13 y 10 años, acompañados de otro menor, de 13, y la doméstica, identificada como Adriana Raquel Ruiz, de 35.

Sin embargo, antes de ser reducidos, uno de los chicos, en un descuido de los delincuentes, logró alertar telefónicamente del asalto a su progenitora, quien de inmediato avisó del caso al número telefónico de emergencias 911, lo que originó que los servidores públicos de la comisaría 1ª de Ituzaingó, del Comando Patrulla (C.P.) de la zona y de la Policía Local arribaran con rapidez al escenario del ilícito.

Como consecuencia de la gravedad de la situación, los pesquisas policiales rodearon la mencionada vivienda y, de esta manera, apresaron a uno de esos individuos, llamado Pedro Rolando, de 49 años, a quien le incautaron una pistola Browning 9 milímetros con la numeración limada, 2 cargadores para el arma de fuego, cables de telefonía, herramientas, sogas, un juego de llaves de una caja fuerte, un handy y una camioneta Peugeot Partner blanca, patente AA459XK.

Caja fuerte

Trascendió que los hampones sustrajeron una caja fuerte portátil, en cuyo interior había 50.000 pesos y otros elementos de valor. De acuerdo con lo manifestado por los informantes, a 200 metros del lugar del asalto, en el cruce de General Alvear y General José María Pirán, los pesquisas hallaron abandonados un casco y una camisa utilizada por operarios. Autoridades policiales de la Jefatura Departamental de Morón se encargaron de supervisar el procedimiento. Intervino en la causa, que fue caratulada “Privación ilegal de la libertad y robo agravado con arma”, el doctor Fernando Gustavo Fernández, fiscal en turno de la Unidad Funcional N° 1 de Ituzaingó, dependiente del departamento judicial de Morón.