Un violento episodio, muy similar al del playero golpeado por un chico de 17 años en un estacionamiento del barrio porteño de Monserrat, ocurrió en los últimos días, pero esta vez en un local de indumentaria en Boedo. Un vendedor terminó hospitalizado tras una trompada de un cliente, quien se quejó por tener que abonar una diferencia de 400 pesos por una remera

Todo quedó filmado. Las cámaras de seguridad del comercio, ubicado en avenida Boedo al 700, registraron cómo el agresor ingresó junto a otras personas durante el pasado 27 de diciembre pasadas las 2 de la tarde. Estaba vestido con remera roja, pantalón blanco y una mochila en su espalada. El joven se acercó al comerciante, intercambió unas palabras y le pegó una trompada en la cara del vendedor.

Según trascendió, quien atacó al vendedor se presentó con su madre a cambiar una prenda, por lo que se puso a buscar otras opciones. Al parecer, el empleado se acercó para decirle que tenía que abonar una diferencia de 400 pesos por la remera que había elegido, pero el cliente no estuvo de acuerdo y le propinó una violenta trompada.

Tras el golpe, el atacante persiguió al comerciante dentro del local y le propinó una golpiza que derivó en la internación de la víctima.