El cónsul argentino e.  Barcelona, Alejandro Alonso Sainz, confirmó el viernes que hay dos argentinos entre los heridos por el atentando terrorista ocurrido en la avenida de las Ramblas. Sin embargo un familiar detalló que hay un tercero con heridas leves. 

Se trata de una mujer de unos 67 años, de nombre Cristina, y un hombre de 36 años que se llama Pablo, sin que trascendiera hasta el momento el apellido de ambos.

La mujer se encontraba de vacaciones junto con su marido, que resultó ileso, mientras que ella sufrió “una fractura de fémur y pelvis”, precisó el cónsul argentino en Barcelona.

“Fue atropellada por la estampida de la gente y no por e. vehículo. Estamos en contacto con su marido. Ayer, un funcionario fue al hospital donde se encuentra internada. Está nerviosa pero fuera de peligro”, detalló.

El otro herido resultó con traumatismos leves y tras ser internado en un hospital ya habría sido dado de alta.

Posteriormente, se dio a conocer que había un tercer argentino herido leve.

En ese sentido, el hijo de esa víctima sostuvo en declaraciones televisivas que su padre "iba caminando por la calle y cuando él se da vuelta ve que venía una camioneta atropellando a todo el mundo" y en ese momento  "empujó” a su esposa, “pero el vehículo lo golpeó y le provocó un tajo en la pierna".

"Salieron corriendo y se refugiaron en un hotel, donde recibió asistencia. Fue un susto enorme que no se lo saca nadie. Las personas que estaban frente a ellos fueron atropellados por la camioneta", agregó.

El cónsul informó que por el momento no tenían información sobre algún ciudadano argentino entre las personas fallecidas por el atentando.

Por otro lado, se conoció el testimonio de una argentina que por minutos salvó su vida al haber caminado justo antes por el lugar donde ocurrió el ataque.

"Estoy en shock, no puedo creer, vi la camioneta, estaba parada ahí. La camioneta subía para meterse por arriba de Las Ramblas. Vi la cara del terrorista. Lo recuerdo todo. Tenía pelo corto, una camisa de rayas azules y blancas”, relató Débora.

Otro argentino de nombre Marcos Monzalvo y que también estuvo en el lugar describió la situación vivida y manifestó: “La gente se ha escapado por los costados de la Boquería”.

“Un pánico tremendo, como una película de terror; gente atropellándose, carritos de bebes sin niños, así como caídos. Es algo que ni en una ficción se podría haber imaginado”, precisó.

Fuente: DYN