La audiencia por el doble femicidio de Rosario duró sólo cinco minutos. El juez Héctor Núñez Cartelle le preguntó su nombre al muchacho detenido, por matar a su mujer y a su hija de dos años. Y la respuesta dejó helados a todos: "Un hijo de puta. Eso soy", le contestó Iván Lucas Furiasse. El próximo paso será la pericia psiquiátrica, ordenada por el fiscal Florentino Malaponte.

Además, se resolvió que este hombre quede internado en la Colonia Psiquiátrica de Oliveros, con custodia policial. Según la información brindada en la audiencia, el doble crimen ocurrió en las primeras horas del miércoles. Las víctimas presentaban numerosas heridas de arma blanca. No estaba precisada la cantidad de heridas debido a la gran cantidad de puñaladas en los cuerpos.

Frente al juez, el acusado estaba todavía con la ropa que tenía puesta al momento del doble femicidio: un short floreado y una chomba en la que se podían ver restos de sangre. De acuerdo al informe de la médica de la comisaría donde fue trasladado en un primer momento, Iván declaró ser el "anticristo" y tener intenciones de quitarse la vida. En tanto, el segundo informe, de un profesional del hospital psiquiátrico de agudos Ávila señaló haberlo notado poco expresivo y lúcido.