Un policía de la localidad de de Godoy Cruz, Mendoza, se atrincheró en una casa junto a su ex pareja y su presunto novio, lo que demandó una intensa negociación de una hora y media por parte de las fuerzas policiales con el secuestrador para que accediera a liberar a sus víctimas y se entregara.

La negociación fue llevada adelante por el Grupo de Resolución de Incidentes y Suicidios (GRIS) y el Grupo Especial de Seguridad (GES), que lograron persuadir al policía, en tanto que las víctimas recibieron asistencia médica, pero se encontraban en buen estado de salud.

El episodio inició minutos después de las 11 del domingo, en una vivienda ubicada sobre calle Groussac al 1.525, momento en que el efectivo, que se desempeña en la Unidad Motorizada de Acción Rápida (UMAR), se atrincheró con las otras dos personas.

El policía mantuvo durante una hora y media cautivos a su ex pareja y a su presunto novio (Los Andes de Mendoza

La situación se habría producido tras una discusión del policía con su ex pareja, a quien decidió mantener cautiva contra su voluntad junto al presunto novio de la mujer, mientras tenía en su poder un arma reglamentaria.

En primera instancia, los negociadores consiguieron que fueran liberadas las dos víctimas, aunque el policía se mantuvo algunos minutos más atrincherado en la casa.

Las víctimas del policía fueron asistidas tras su lioberación y se encontraban en buen estado de salud (Los Andes de Mendoza)

Finalmente, alrededor de las 13:15 de este domingo el hombre entregó su arma, quedó detenido y se puso a disposición de la Oficina Fiscal 17 de la ciudad de Godoy Cruz.

El caso quedó en manos de Andrea Lazo, fiscal especial abocada en situaciones de crisis, mientras que se espera la declaración testimonial de la ex pareja del efectivo y el otro hombre.