Fernando Albornoz, un vecino del barrio porteño de Palermo, denunció que un hombre, que ya tendría varias denuncias por acosar mujeres y golpes contra él y otras personas, lo amenaza de muerte por ser homosexual ya que no quiere "putos ni maricas" en el edificio donde vive.

Luego de la agresión física sufrida por Albornoz, este fue a la comisaría donde hizo la denuncia y le brindaron un botón antipático en caso repetirse el hecho, como medida preventiva.

En diálogo exclusivo con Crónica HD, dijo: "Todos los días insulta y me dice cosas, pero el otro día ya me golpeó cuando me cruzó, por eso hice la denuncia por amenazas y agresiones".

"Yo lo que pido al poder judicial es que me dejen vivir", agregó.