"Mejicaneada" es una vieja palabra del lunfardo, muy usada en el ámbito delincuencial, que significa traicionar la confianza de los cómplices robándose entre ladrones. Investigadores policiales y judiciales dedujeron en las últimas horas que se enfrentaban a un caso de esas características, tras haber iniciado una pesquisa el 5 de octubre último. 

Ese día, en un terreno situado en el cruce de las calles Alfonsina Storni y 102, de Guernica, en el sur del Gran Buenos Aires, fue encontrado el cadáver de un hombre con quemaduras en un 70 por ciento de su cuerpo y, poco tiempo después, fue identificado como Emanuel “Canino” Santana, oriundo de Lomas de Zamora.  

Por el crimen, intervino en la causa el fiscal Juan Cruz Condomí Alcorta, quien subroga la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 descentralizada del partido de Presidente Perón. El funcionario judicial encomendó a la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) San Vicente la pesquisa policial.

Los investigadores, según fuentes citadas por Clarin.com, creen que el homicidio fue ordenado por Luciano Leonel “León” Gómez, presunto líder de “La Banda del V6″. Y que respondió a que la víctima se quedó con un botín de $13 millones. Según las pericias, Santana fue quemado vivo.

La organización criminal, dedicada a robar a narcos entre otros delitos, fue denominada de esa forma porque con el dinero que sustrajeron en una casa en Nordelta, que se estima en medio millón de dólares, sus integrantes se compraron una camioneta Volskwagen Amarok V6 cada uno. 

La banda, integrada por once personas, fue desarticulada en las últimas horas. Entre los detenidos, se encontraba Gómez.

Otro de los imputados fue identificado como Facundo Ariel Ledesma (24), quien permanecía preso en la Unidad 24 de Florencio Varela y se sospecha que, desde la prisión, se encargaba de “marcar” a narcos que luego eran víctimas del “mejicaneo” de estupefacientes.

Crónicas Policiales: todas las noticias de hoy