Por Fernando Vázquez 
fvazquez@cronica.com.ar 

Por motivos que se investigan, un joven de 26 años fue salvajemente asesinado a cuchilladas, en un cruento suceso que se registró en la localidad bonaerense de Florencio Varela. El muchacho les solicitó ayuda a los efectivos policiales del Comando Patrulla (CP) de la zona, quienes lo trasladaron de urgencia a un centro asistencial, donde finalmente pereció a raíz de sus graves heridas.

Se sospecha que el individuo habría sido agredido por varios vándalos, como saldo de una violenta discusión que habrían mantenido en estado de ebriedad, aunque no se descartan otras hipótesis. Los voceros del departamento judicial de Quilmes revelaron que la infortunada víctima fue identificada como Emanuel Alejandro Sánchez, de 26 años.

El sangriento hecho

De acuerdo con lo manifestado por los informantes, el violento hecho se descubrió cuando el damnificado arribó ensangrentado a la sede de esa dependencia policial situada en el cruce de Bruselas y Yugoslavia, en el denominado barrio Santa Rosa, oportunidad en la que les pidió auxilio a los servidores públicos.

Momentos después, el muchacho tuvo que ser llevado al Hospital Mi Pueblo, ubicado en Doctor Juan Carlos Mainini al 200, en jurisdicción de Villa Vatteone. Finalmente Sánchez dejó de existir en el centro asistencial debido a la gravedad de las heridas y a pesar de la tarea desarrollada por los facultativos del nosocomio, quienes lograron determinar que el joven presentaba una certera herida de arma blanca en la región del hemitórax derecho.

Integrantes de la comisaría 1ª de Florencio Varela investigan el caso y, por esa razón, analizan las imágenes que se presume habrían captado las diversas cámaras de vigilancia del distrito, en el sur del conurbano provincial, con el objetivo de establecer el paradero de los responsables del tremendo asesinato.

En tal sentido, los funcionarios advirtieron que había manchas de sangre en algunas calles aledañas a la sede del Comando Patrulla (CP), lo que hace suponer que el damnificado caminó por varias cuadras para reclamar ayuda. Al respecto, los policías consideran que Sánchez habría mantenido una acalorada reyerta con un grupo de marginales, que lo atacó, sin piedad, con armas blancas y que después huyó rápidamente para de esta manera refugiarse en el humilde vecindario.

Hasta el momento se cree que los vándalos habrían obrado mientras se hallaban alcoholizados, aunque los integrantes de la mencionada seccional no descartan otras teorías sobre el dramático suceso.