Un hombre vive un verdadero calvario, ya que luego de enfrentar un hecho policial que lo dejó malherido en la puerta de su vivienda de la localidad bonaerense de Ingeniero Budge, necesita con suma urgencia una suma de dinero para poder pagar una operación que le mejoraría su calidad de vida. En cuanto a la causa que lo tuvo como protagonista, el sujeto que lo hirió “nunca fue detenido por la policía y sigue caminando libremente por las calles”.

La víctima de esta historia se llama Daniel Lopardo, y le dijo a Crónica que “el 8 de febrero de 2016 fui asaltado en la puerta de mi casa, y como conocí a quien me asaltó, este sujeto me disparó doce tiros, de los cuales seis me dieron en el cuerpo. Estuve internado cuatro meses en el Hospital Gandulfo con una bolsa de colostomía, porque una de las balas me perforó el colon y quedó alojada en la cadera derecha, que también me tengo que operar. Otras dos impactaron en la rodilla izquierda que tengo que operarla y ponerme una prótesis, otra en la espalda y otra ingresó por el intestino y salió por el ano. Por culpa de eso se me pudrían los intestinos, y tuvieron que operarme y me cortaron dos pedazos de intestino, y gracias a la bolsa me salvaron la vida aunque ahora en esa zona se me formó una hernia”.

Lo cierto es que Daniel se hizo los estudios correspondientes y ya puede operarse para que le saquen la bolsa de colostomía, lo cual le permitiría volver a su vida normal otra vez, pero se enfrenta a los problemas económicos y burocráticos: “En el Hospital Gandulfo me dijeron que la prioridad la tiene la gente con cáncer, que lo mío no es prioridad ya que tengo la bolsa de colostomía, pero yo soy vendedor ambulante y salí un par de veces para vender y tuve problemas, ya que cuando tenés esta bolsa, no sabés cuándo defecás y te manchás todo y tenés que volver a tu casa para cambiarte. Encima se me hinchó la zona por la hernia. Por eso, me pasé al Hospital de Clínicas ya que me dijeron que me pueden operar, pero para eso tengo que pagar la malla que sostiene a los intestinos y eso cuesta 60.000 pesos, y si no tengo la autorización del hospital para utilizar la máquina que se usa en estos casos, al gasto se le suman 15.000 pesos más. Hace más de un año que no puedo trabajar y mi mujer lo hace dos o tres días a la semana limpiando casas, es imposible que pueda juntar esa suma, y ya fui a muchos organismos que no me pudieron ayudar”.

Para cualquier persona que pueda ayudar a Daniel, el hombre dejó una página de Facebook: Daniel Lopardo (distribuidora JD), hasta que pueda abrir una cuenta de caja de ahorro en una institución bancaria.

Así quedó Daniel. De 12 balazos, recibió seis en el cuerpo.