Por Gabriel Arias
garias@cronica.com.ar

Vecinos del barrio de Balvanera están preocupados por la creciente ola de robos que hay en la zona, en la cual hay todo tipo de ilícitos y que fue epicentro el pasado sábado de lo ocurrido cuando una comerciante de origen chino fue baleada en su supermercado por varios sujetos que habrían intentado robar. Por tal motivo, Crónica realizó un sondeo para saber cuál es la opinión de los moradores del lugar. Los comerciantes trabajan entre rejas. A pesar de que las comisarías 6ª y 18ª patrullan la zona en diversas franjas horarias, los robos, pungueos y otros ilícitos siguen sembrando miedo entre los vecinos. Tal es el caso de Alberto, quien le dijo a Crónica que "la zona es un desastre y en los últimos tiempos no han robado 7 u 8 veces por lo menos. Debido a los casos de inseguridad que sufrimos, tuvimos que poner una reja para protegernos de los robos. Hace tres años casi me matan en un robo, no les di mucho y me golpearon de una forma que me tuvieron que llevar al Hospital Ramos Mejía. La situación empeoró ahora porque los robos a la chicas que esperan los colectivos son continuos, les llevan celulares, billeteras. Hay muchos pungas sueltos en las calles y es un peligro".

Como el caso de este hombre hay otros tantos, que terminaron de "explotar" con lo ocurrido el sábado pasado en horas de la tarde, cuando un grupo de sujetos ingresó a un supermercado chino y en su afán por cometer un ilícito, hirió a la dueña del lugar en una pierna y escapó raudamente. De hecho, hasta el día de ayer el negocio permaneció cerrado y se desconoce cuándo será la fecha de reapertura. Respecto de este caso, hasta el momento no habría detenidos, aunque se investigan las imágenes de las cámaras que tiene el barrio para intentar identificar a los malhechores que cometieron el delito.

Otro de los moradores del barrio, llamado Julio, agregó preocupado que "en realidad siempre hubo algunos robos, el tema es que ahora aumentaron los casos. Hay desde una bicicleta robada en un segundo piso hasta los casos de pungueo que sufre la gente que camina por la calle o espera un colectivo. Generalmente, en horas del día no hay muchos hechos, pero a la noche se complica todo, porque es el momento en que hay menos gente en la calle y los robos se acentúan. Los patrulleros pasan seguido por la zona pero los robos existen, tal vez sea porque justo aquí está la división de jurisdicciones y por ahí no hay una buena organización entre ambas comisarías".

Hay que resaltar que hace apenas diez días, en horas de la noche, un periodista de Crónica fue asaltado por un motochorro en el cruce de la avenida Entre Ríos y México, y en ese episodio el delincuente le sustrajo el celular que tenía en sus manos mientras iba a cruzar la calle, con lo cual parece que nadie se salva de los robos en la zona.

Por otra parte, sobre la calle Chile, entre Combate de los Pozos y la avenida Entre Ríos, hubo una obra en construcción de reparación del pavimento, por lo que estuvo cerrada al tránsito y de noche se convertía en una zona ideal para emboscadas de los transeúntes por su oscuridad y por la casilla para los operarios y empalizadas colocadas, que eran utilizadas por los delincuentes para ocultarse. Como estaba cortada, se le hacía imposible a un patrullero circular por allí en persecución de algún maleante por un ilícito, convirtiéndola en una vía ideal para la fuga.

En el lugar funciona un espacio para la práctica de artes marciales a mitad de cuadra, y algunos asistentes expresaron su temor a ser asaltados cuando salen para dirigirse a sus casas, aunque los maleantes deben también temerles a ellos.