Los hermanos de Melani Juárez, de 21 años, estaban preocupados. No sabían de ella desde el último domingo, cuando se conectó por última vez a WhatsApp. Tampoco subió fotos a sus redes sociales ni respondía llamadas. Alarmados, los dos acudieron a la pensión donde ella vivía, en Rosario, y llamaron a la policía al notar la puerta cerrada. Al ingresar, encontraron el cuerpo. Habían asesinado a la joven de al menos catorce puñaladas.

El hallazgo ocurrió en las primeras horas de este martes en una habitación pequeña de una pensión ubicada en 9 de Julio al 500, en el centro de esa ciudad santafesina.

Agustín y Magalí detallaron a los medios locales que la puerta de la pieza de su hermana estaba cerrada con llave, aunque las ventas estaban abiertas, y se notaba la luz apagada pero el televisor prendido a todo volumen. 

La joven estaba desnuda, ensangrentada y tirada en el piso con la cabeza apoyada sobre la cama. En el lugar no encontraron su celular, un elemento que podría ser clave en la investigación. 

Al recordar a Melani, sus hermanos contaron que trabajaba de varias cosas pero que su verdadera pasión era el baile. Era instructura de salsa, bachata y reggaeton, y su familia señaló que incluso participó en algunos videos musicales. También hacía gimnasia artística y compartía sus logros en Facebook.

Hasta hace un tiempo, atendía un local de ventas de celulares pero luego la echaron, por lo que ahora parecía desempeñarse como repartidora, ya que encontraron en su casa una bicicleta y la mochila característica de una de las aplicaciones de delivery más populares, explicó su hermano.

Melani Juárez vivía en una pensión en el centro rosarino (Facebook).

Su hermana Magalí dijo que Melani sufría ataques de pánico y que era muy activa en redes sociales. En Facebook justamente figura que mantenía una relación, pero sus familiares no saben con quién.

En ese sentido, apuntaron como sospechoso a un hombre que también residía en la misma pensión, pero que la dejó abruptamente el último domingo, en consonancia con la posible fecha de muerte de la joven. Esa persona le habría dado también un dato falso a una amiga de Melani, acerca de que se había ido de la pensión "con un chico".

El cadáver de la chica fue enviado al Instituto Médico Legal de Rosario por orden del fiscal de la causa, Ademar Bianchini, para que sea sometido a la autopsia de rigor. También ordenó revisar las cámaras de seguridad de la zona y así identificar al femicida.