"¿Qué le hizo ese maldito? ¿Qué le hizo?", puede escucharse decir desesperada a la madre de la joven venezolana que fue rescatada en un comercio del barrio porteño de Balvanera. La chica alertó a su familia que el dueño del local "le dio un vaso de agua" y que ella "comenzó a marearse" mientras estaban en una entrevista laboral. 

De inmediato, la madre llamó a la policía y se dirigió al lugar, donde encontró que su hija casi inconsciente y al sujeto poniéndole los pantalones.

Las imágenes de ese dramático momento en la puerta del local, ubicado en Paso 693, fueron tomadas por la propia madre de la chica. Acompañanada de efectivos, la mujer -de quien se preserva su nombre para no identificar a la víctima- esperaba desesperada que la dejen ver a su hija. "¿Qué le hizo ese maldito? ¿Qué le hizo?", gritaba.

"Pensé que mi hija estaba muerta y me estaban cuidando de ver algo monstruoso. Yo les gritaba que quería verla", aseguró la mujer a la prensa días después.

El momento en que la Policía de la Ciudad rescató a la joven (Captura de video).

En el video puede verse que, tras asegurarse que llegaba la ambulancia, los efectivos sacaron a la joven en una silla de ruedas y la suben a una camilla, mientras pedían a la madre que acompañara a la joven a un centro asistencial.

"Hija mía, ¿qué te hizo?", dice la mujer al lado de su hija, que está apenas consciente. "Perdóname mamá", logra responder la chica. "Yo no tengo nada que perdonarte", contestó la mujer antes de terminar la grabación.

De acuerdo a los investigadores, que le contaron a la mujer, su hija estaba en el fondo del comercio y el acusado estaba vistiéndola y poniéndole los pantalones. 

El aberrante suceso ocurrió el pasado sábado cerca de las 14, cuando la joven -cuyo nombre se reserva para protegerla- fue citada a un local de Balvanera para realizar una entrevista laboral que había coordinado momentos antes por la red social Facebook para un comercio de uniformes médicos de la zona de Once.

Aparentemente, el acusado le pidió a su hija cenar el viernes para así "poder hablar sobre el trabajo", propuesta que fue rechazada por la joven, que luego arregló presentarse el sábado por la mañana.

Según el relato de la mujer, durante la jornada de trabajo, el acusado, identificado por la policía como Irineo Humberto Garzón Martínez, le ofreció varias veces "un vaso de gaseosa o de jugo" que ella aceptó cerca del mediodía.

De acuerdo con su relato ante los investigadores, tras beber un vaso de agua comenzó a sentirse mareada, por lo que le envió un mensaje a su hermana explicándole la situación.

"Creo que el dueño de donde trabajo me drogó porque me siento mareada", expresó la joven en el mensaje que le envió a través de Whatsapp y agregó la dirección dónde estaba.

La causa quedó a cargo del Juzgado Criminal y Correccional 15 a cargo de la jueza Karina Zucconi, quien imputó al hombre por el delito de "abuso sexual simple", y le concedió la libertad, aseguraron las fuentes.

La fiscal Nacional en lo Criminal y Correccional 41, Silvana Russi, que interviene en el caso, por su parte, apeló en las últimas horas a la excarcelación otorgada al acusado por considerar que existe "peligro de fuga" y de "entorpecimiento de la investigación".

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Ver más productos