Paula fue a una fiesta en Florencio Varela, la drogaron y fue abusada por un grupo de hombres. Ella y su familia viven encerrados hace un año porque reciben amenazas, tal como la víctima y su mamá relataron a Crónica hace unos meses Ahora les tirotearon su casa. El juez dice que no puede hacer nada si la fiscalía no insta la acción.

Paula, a los 19 años, fue a una fiesta en diciembre de 2016, donde la drogaron y fue violada por un grupo de 10 hombres vecinos del barrio. La joven denuncia que hace casi un año vive un calvario: no puede salir de su casa porque la amenazan. El pasado sábado le tirotearon su casa y a pesar de haber hecho más de 20 denuncias en la Justicia, los hombres siguen intimidándola.

"Mi vida es un infierno, vivo encerrada con 7 criaturas (4 de sus hermanos y sus 3 hijos) y no puedo ir ni a la esquina porque los violadores se acercan a la casa para hostigarnos", contó Paula y apuntó contra el juez y la fiscal de la causa porque los hombres rompen la restricción perimetral constantemente y la custodia policial que les pusieron -que no la cuida de 6 de la tarde a 7 de la mañana- "no hace nada".

Su madre dijo que el pasado sábado tirotearon el patio trasero de la casa: "Nos vigilan. Sabían que mi marido no estaba, que estábamos sólo nosotras y los nenes. Buscan callarnos". Paula contó que por este conflicto la echaron de su trabajo, a pesar de estar con licencia psicológica, y que ni siquiera puede llevar a sus hijos al jardín porque estos hombres la amenazan.

Además, dijo que siente que la Justicia no le cree porque le hicieron una pericia psiquiátrica y los violadores hasta el momento se encuentran libres. Según el juez Agüero, no puede imponer medidas si la fiscalía no impulsa acción. "La causa quedó en la fiscalía 8 de Florencio Varela. Dejamos una ropa interior que ella tenía puesta ese día y un strapless con el que parece que se limpiaron que está siendo periciado. Dicen que la filmaron, estamos pidiendo que la Justicia rastree el video en las redes sociales o los teléfonos. Hay gente que dice haberlo visto", sostuvo la mamá.

"Todos viven cerca, cada vez que salimos tenemos que pasar por las casa de ellos. Ya amenazaron a mi hija con que la iban a matar. Son de familias numerosas y recibimos insultos cuando salimos. Además, pusieron al barrio en contra de mi hija, dicen que ella es una atorranta", contó la mamá, quien dijo además no saber dónde pedir ayuda.

"Queremos Justicia y necesitamos irnos del barrio, pero no tenemos dinero para hacerlo", dijo la mamá, y contó que su hija "intentó suicidarse 10 veces, está en tratamiento psicológico y psiquiátrico".