Un hombre de 41 años admitió haber abusado de su hijastra de 14 en San Juan y recibió una pena de 10 años de prisión en un juicio abreviado.

Cuando salía de la sala donde lo estaba juzgando, lejos de irse en silencio, le recriminó al juez la cantidad de años que le dio. 

El sujeto que ultrajó a su familiar que se encontraba postrada en una cama por una grave enfermeda, fue encontrado culpable del delito de abuso sexual con acceso carnal.

"Diez años es mucho", insistió el sujeto a través de su abogado según publicó el Diario de Cuyo.

El abusador aprovechó el momento en el que su mujer, junto a otra de sus hijas, salió de la casa para ir a la peluquería. Cuando él terminó de bañarse fue directo a la habitación de la víctima y la intimidó.

 "Si decís algo te mato", le dijo

La joven, con la poca fuerza que tenía, tomó un desodorante que tenía a mano, que apenas lo golpeó y no fue suficiente para evitar la violación, pero su padrastro se desligó del hecho.

A través de una investigación de la Justicia, se demostró que el hombre no había trabajado ese día en ese horario y los informes psicológicos determinaron que la víctima decía la verdad. Ahora, será el juez Raúl Iglesias quien decida si acepta o no la pena impuesta por la fiscalía durante el juicio abreviado.