Por Fernando Vázquez 
fvazquez@cronica.com.ar 

Veinte horas de tremendo dramatismo se registraron en la localidad bonaerense de Bosques, en el partido de Florencio Varela, cuando un depravado secuestró a su sobrina de 15 años, en venganza porque la menor había denunciado que el hombre la había violado.

El degenerado pretendía que la piba concurriera ante la Justicia para señalar que había mentido, al involucrar al salvaje pervertido en el aberrante suceso. Como saldo de una serie de intensas negociaciones, finalmente esta adolescente apareció liberada este lunes en Berazategui.

El despreciable sátiro está prófugo, al igual que un cómplice, y ambos son buscados de manera intensa por las autoridades policiales. Los voceros de los tribunales de Quilmes revelaron que los hechos empezaron días pasados cuando esta jovencita concurrió a la comisaría de la Mujer y de la Familia de Berazategui, donde afirmó que su tío, de 40 años, la sometía sexualmente, lo que dio origen a la apertura de un expediente judicial.

El individuo, tras enterarse de la situación, habría jurado vengarse de la adolescente. A las 14.30 del domingo pasado, la piba y una de sus hermanas, de 18 años, se hallaban en el cruce de Luján y la ruta provincial 36, en la jurisdicción de Bosques, oportunidad en la que apareció en escena una camioneta verde, en cuyo interior viajaba el tío de la víctima.

El delincuente, por la fuerza, obligó a la chica a ascender al rodado y, de inmediato, se la llevó privada de la libertad, ocasión en la que comenzó a exigirle que retirara la denuncia y que dijera que había inventado la historia de los abusos.

Varios procedimientos
Por este motivo, los pesquisas policiales de la comisaría de Bosques (4ª de Florencio Varela) iniciaron de inmediato una serie de diligencias para de esta manera dar con el paradero de la infortunada víctima, hasta que la atemorizada muchachita apareció liberada en la mañana de este lunes en la esquina de la avenida Dardo Rocha y 17, en las proximidades de un famoso autoservicio mayorista, en la localidad de Berazategui, luego de una infernal odisea que se extendió por 20 horas.

De acuerdo con lo manifestado por los informantes, la persona que liberó a la chica no era el violador y por esta razón los funcionarios establecieron que el tío de la víctima no actuó solo en la consumación de la maniobra. Trascendió que, mientras la adolescente permaneció cautiva, los policías habían concretado operativos en las localidades bonaerenses de El Pato y de Ingeniero Allan, en el sur del conurbano provincial.

Se asegura que el pervertido resolvió liberar a la menor como resultado de negociaciones y a raíz del cerco implementado por los efectivos policiales a cargo de los diversos allanamientos. Mientras tanto, los servidores públicos realizan varios procedimientos, con el objetivo de localizar al salvaje violador y a su compinche.

En los mencionados operativos colabora el personal de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Quilmes, ya que se considera al degenerado y el otro individuo como personas de terrible peligrosidad. Además, los policías intentaban establecer el lugar en el que la jovencita permaneció retenida en contra de su voluntad.

Intervino en la causa el doctor Hernán Bustos Rivas, fiscal de la Unidad Funcional N° 1 de Florencio Varela, dependiente del departamento judicial de Quilmes.