Una joven integraba una banda que actuaba en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Seducía a hombres por una aplicación de citas, drogaba a sus víctimas y, luego, sus cómplices vaciaban las viviendas de sus presas. Pero la "viuda negra" fue detenida en las últimas horas en el barrio porteño de La Boca, poco después de su último golpe: saquear el departamento de un hombre de 33 años en el partido bonaerense de San Isidro.

Bajo esa acusación fue arrestada en las últimas horas por personal de la División Capturas y Prófugos del Departamento Búsqueda de Personas de la Policía de la Ciudad, a partir de un pedido de colaboración del Área Ejecutiva de Investigaciones Criminales Distrito San Isidro, a cargo de Carolina Asprella.

La caída de la "viuda negra" comenzó con la denuncia del hombre de 33 años, quien dijo que había conocido a una mujer a través de una aplicación de citas y, tras algunos días de conversación por chat, la invitó a cenar a su departamento.

 


El encuentro en la vivienda de San Isidro transcurrió con normalidad en un primer momento. El denunciante bajó a buscar una pizza que había solicitado. Y, al regresar, comenzó a comer con su invitada, para compartir luego una bebida.

 

 

A los pocos minutos, comenzó a sentirse mal y a marearse, según los investigadores porque su invitada le había colocado una droga en su copa.

La joven le sugirió que se acostara en la cama de su dormitorio y, cuando lo hacía, le pareció ver a otras tres personas que ingresaban a su domicilio, pero su nivel de inconsciencia era tal que se quedó dormido.

 


Al despertar al día siguiente, descubrió que habían saqueado su departamento. Le habían robado el teléfono celular, su dinero, televisores y otros electrodomésticos, informaron este sábado fuentes policiales.

 

 

¿Cómo atraparon a la "viuda negra"?

En primera instancia, los investigadores realizaron un entrecruzamiento de datos, ya que la joven continuó con el uso del celular con el que se comunicaba con el hombre de 33 años. Además, seguía con sus publicacones en la red social de citas, aunque con otro alias.

Las tareas de campo continuaron y se comprobó que la sospechosa residía en una vivienda de la calle Olavarría al 1000, en La Boca.

 


Las tareas de vigilancia en torno al domicilio se intensificaron y, a los pocos días, la acusada fue vista mientras caminaba por el cruce de las arterias Melo y Magallanes, a tres cuadras de su domicilio, donde fue finalmente fue detenida.

 

 

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

Ver comentarios