Un efectivo de la policía de la localidad bonaerense de Berazategui fue detenido cuando, en evidente estado de ebriedad, golpeaba las rejas de algunas viviendas en la localidad de Florencio Varela buscando a un par de viudas negras que le habían robado algunas pertenencias a él y a un compañero durante una fiesta sexual.

Los dos policías, de 24 y 26 años, estaban de franco y habían pasado varias horas con dos chicas en un encuentro íntimo que se dio en el domicilio de uno de ellos. Cerca de las 8 de la mañana fueron con ellas hasta el barrio Villa del Plata, de Florencio Varela, y las despidieron en el cruce de las calles Gorriti y Río Negro.

Sin embargo, al momento de regresar al domicilio en el que había sido la fiesta sexual, advirtieron que les faltaban algunos objetos de valor, entre ellos los teléfonos celulares de ambos, por lo que decidieron regresar a la misma esquina en la que habían dejado a las dos mujeres.

En un momento determinado, uno de ellos, el más joven, se descontroló y comenzó a golpear las rejas de las viviendas para intentar recuperar sus cosas, sospechando que en alguna de las propiedades de la zona podrían encontrarse las mujeres con las que habían estado.

Fuera de control, el policía comenzó a lanzar insultos y amenazas contra las dos mujeres, llegando incluso a romper el vidrio de uno de los autos que se encontraban estacionados en la calle, mientras su compañero intentaba calmarlo.

Alarmados por la situación y los ruidos, los vecinos de la cuadra llamaron al 911 y rápidamente llegaron hasta el lugar dos móviles de la Policía Local de Florencio Varela.

Los uniformados lograron reducir al agresor, que se encontraba en estado de ebriedad. Posteriormente, ambos jóvenes fueron trasladados a la comisaría 3ª del distrito de Varela, donde el violento efectivo, lejos de tomar conciencia de lo que había hecho y serenarse un poco, intentó fugarse.

De acuerdo con lo consignado por el portal El Radar del Sur, mientras se labraban las actuaciones en la dependencia policial, el oficial estaba en la oficina de guardia esperando para realizar la correspondiente rúbrica. En un momento, aprovechando que el sector se encuentra junto a la puerta de acceso, intentó escaparse, aunque los oficiales del gabinete externo lograron alcanzarlo a una cuadra.

Al reingresar a la comisaría, fue alojado en un lugar de mayor seguridad y allí comenzó a amenazar diciendo que se electrocutaría. En tanto, su compañero de fiesta hizo la denuncia por los robos y se fue a su casa, dado que él no había ocasionado ningún incidente.

Por los hechos, se inició una causa que recayó en la Unidad Funcional de Instrucción N° 11 de Florencio Varela. Desde la fuerza analizaban sanciones contra el oficial de la Policía Local de Berazategui, que podría ser desafectado de la fuerza.