Si uno caminaba ayer por las inmediaciones de la Casa Rosada, se topaba con una imagen polémica: muebles antiguos del Museo tirados a la basura. Según el gobierno, se trata de "materiales cuyo valor histórico o como pieza es nulo". La Secretaría General de la Presidencia debió salir a dar una respuesta oficial y tomar medidas administrativas ante una publicación anónima que comenzó a viralizarse en las redes sociales y en la que se mostraba un volquete cargado de muebles antiguos, en las inmediaciones de la Casa Rosada, y cuyo destino final era fundirse en la basura.

Según el propio gobierno, fueron desechadas las "partes más afectadas de los bienes" porque estaban "notoriamente deteriorados y de difícil reconocimiento", aunque reconocen que "fue un error que se desecharan sin haberse completado el proceso de baja patrimonial como bienes en desuso".

Mediante un comunicado, detallaron que se trata de "materiales cuyo valor histórico o como pieza es nulo" y que se "se trata de fragmentos de muebles, no muebles enteros, en tal estado de deterioro que en muchos casos ni siquiera se dispone de la pieza completa".