Por Luis Mendoza
lmendoza@cronica.com.ar

En una histórica sesión y con una votación de final abierto, la Cámara de Diputados debate el proyecto de ley que apunta a legalizar el aborto, con fuertes argumentaciones a favor y en contra de la polémica iniciativa.

A lo largo del extenso debate abierto a las 11.23, los legisladores de ambos espacios, cruzados transversalmente por la discusión, pusieron énfasis en convencer a los pocos indecisos que no superaban la decena y que serán determinantes -con los ausentes- a la hora de la definición.

Los sondeos previos, que comenzaban a clarificarse a medida que los legisladores iban anticipando el sentido de su voto, marcando una ajustada paridad y la incertidumbre sobre el desenlace, incluyendo la posibilidad de desempate en manos del presidente del cuerpo, el macrista Emilio Monzó.

Desde la vereda de los que rechazan el proyecto de ley aseguraban contar con un piso de 122 votos, sobre los 118 que reunirían los que promueven la iniciativa, mientras que estos últimos sostenían que se terminarán imponiendo por una diferencia de entre tres y cinco votos.

El optimismo del colectivo que respalda la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, se vio reforzado pero el vuelco de legisladores que tenían dudas y que anunciaron su decisión de votar a favor.

Se trata de los radicales Mario Negri, Hugo Marcucci, Atilio Benedetti, Daniel Kroneberger y la chaqueña Aída Ayala; los massistas José Ignacio de Mendiguren, Fernando Asencio y Mirta Tundis y el kirchnerista Fernando Espinoza.

Pero la sorpresa mayor fue el anuncio que hizo el riojano Luis Beder Herrera, del Bloque Justicialista, quien confirmó que votará a favor de la legalización del aborto, cuando los que se oponen lo contaban entre los suyos.

También sumaron el voto del diputado oficialista Alejandro García, quien manifestó: “Voy a votar el dictamen de mayoría de interrupción voluntaria del embarazo. Valoro que el respeto a la diversidad de opiniones en Cambiemos sea un ejercicio y no un mero eslogan”, fundamentó.

Negri denunció que alguien difundió por redes sociales su número de teléfono, recibiendo amenazas y descalificaciones. “No apoyo el aborto, solo creo que la criminalización de la mujer fracasó”, reiteró.

El lote de indecisos y posibles ausentes o que se abstendrán en la votación giraba en torno a 10 ó 15 diputados, de distintos bloques. Enigmática, la presidenta de la comisión de Salud de la Cámara baja, la macrista Carmen Polledo, militante por el rechazo a la despenalización del aborto, deslizó que habría “sorpresas” al momento de la definición, sin brindar otras precisiones.

La sesión

En la apertura del debate, el presidente de la comisión de Legislación General, Daniel Lipovetzky, defendió la constitucionalidad del proyecto a favor de la interrupción voluntaria del embarazo, al sostener que “no hay ningún artículo de la Constitución Nacional que prohíba la legalización del aborto”.

Dijo que “no se trata de salvar las dos vidas, se trata de salvar miles de vidas” y que el debate gira en torno a “razones de salud pública”. Después habló la también macrista y presidenta de la comisión de Salud, Carmen Polledo, quien manifestó que legalizar el aborto “no es el único camino a tomar para evitar muertes de mujeres” y enfatizó que “hay vida desde la concepción”. Puntualizó que “la libertad es un valor noble, pero debemos tener cuidado cuando en nombre de esa libertad violentamos los derechos de otros”, en referencia a los niños por nacer. “Si nos equivocamos con esta ley, el daño va a ser irreparable”, advirtió.

La presidenta de la comisión de Familia y Mujer, Alejandra Martínez (UCR), se pronunció a favor, mientras que la de Legislación Penal, Gabriela Burgos, también radical, fundamentó su rechazo al proyecto señalando que “no me voy a sentir más mujer por tener el derecho de abortar”.

Con énfasis se manifestaron a favor de la despenalización del aborto los kirchneristas Daniel Filmus y Mayra Mendoza, quien se dirigió a los peronistas que están en contra, sosteniendo que se trata de “un tema de justicia social”.

Por su parte, el jefe del bloque del PRO, Nicolás Massot -aplaudido en varios pasajes de su discurso-, se pronunció en contra de la iniciativa a favor del legalizar el aborto y pidió a todos los diputados “no caer en el facilismo de empezar a tirarnos muertes por la cabeza”.

Argumentó que hablar de despenalización “es el eufemismo más grande de este proyecto” y que por el contrario “representa nada más que una resultante de lo que es una legalización irrestricta”.

Desde el Frente de Izquierda, la diputada Romina Del Plá, defendió el proyecto criticando a “sectores clericales”, por entender que buscan “mantener todo como está ahora, incluidas las muertes de mujeres jóvenes, el embarazo forzado para niñas y las mutilaciones de miles de mujeres”.