El presidente Alberto Fernández anunció este jueves la cuarentena para todo el país con el objetivo de detener el avance de la pandemia del coronavirus que ya contagió a más de 240 mil personas en todo el mundo y dejó casi 10 mil muertos.

"Dictamos un decreto de necesidad y urgencia. A todos los argentinos a partir de las 0 de mañana deberán someterse al aislamiento obligatorio", informó Fernández y remarcó: "Nadie puede moverse de su residencia, todos se tienen que quedar en sus casas".

"Hicimos muchos esfuerzos y la gente lo entiende. Dios nos dio lo más importante que es el tiempo", resaltó y aseguró: "El primer deber de un gobernante es cuidar la integridad".

El presidente aclaró que los negocios de cercanía estarán abiertos, los supermercados, las farmacias, pero a partir de las 00 la Prefectura, la Gendarmería y las policías provinciales estarán controlando a quien circula por las calles. "Vamos a ser absolutamente inflexibles", resaltó.

"La norma tiene sus excepciones: los que trabajan en gobierno, en la sanidad, fuerzas de seguridad, fuerzas armadas, y otra serie de actividades, fundamentalmente para los que trabajan en producción de alimentos, fármacos, refinerías de nafta y gasoil", añadió.

Y agregó: "Si nos quedamos en casa nos preservamos todos, si nos preservamos todos, el contagio será menor, y si el contagio es menor, vamos a sufrir mucho menos como sociedad."

"La economía se va a relantizar", admitió y apuntó: "Le pido a los periodistas que me ayuden a informar bien. Estamos peleando contra un enemigo invisible. Estamos preparados para hacerle frente".

Y concluyó: "Les pido la máxima responsabilidad y colaboración. Hay que decirle al vecino que se quede en su casa. Vayamos a descansar tranquilos que tenemos muchos días para cuidarnos".

Reviví los anuncios del presidente