El presidente Alberto Fernández aclaró que la intervencion de la cerealera del Grupo Vicentin se debió "a la condición estratégica" de esa empresa, y ante las advertencias lanzadas desde la oposición en el sentido de que podría iniciarrse una serie de estatizaciones de compañías, sostuvo que "el Estado no se puede hacer cargo de toda la economía privada".

En declaraciones a Radio con Vos, el jefe de Estado buscó rebatir los planteos más críticos al proyecto de ley de expropiación de Vicentin que enviará al Congreso. "Expropiar empresas no es una regla. Esta es una situación de excepcionalidad absoluta. Vicentín representa el 13 por ciento de la industria cerealera y además es importante en el mercado alimentario en general y en el sector exportador", argumentó, tras lo cual reiteró que "no nos estamos quedando con una empresa próspera, sino con una que está virtualmente quebrada".

Ante la consulta sobre si esta decisión había sido impulsada por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, Alberto refirió que "esto en realidad era algo que vaníamos evaluando en reserva" con el ministro de Desarollo Productivo, Matías Kulfas, y que hace unos 20 días sumo a la senadora nacional oficialista Anabel Fernández Sagasti -muy cercana a Cristina- cuando ella fue a verlo por el proyecto hidroeléctrico Portezuelo del Viento, en Mendoza, y le contó al pasar que estaba elaborando un proyecto para expropiar Vicentin. Agregó que también el gobernador santafesino, Omar Perotti, tenía en marcha una iniciativa para que esa provincia interviniera en la empresa.

Fernández reiteró que "quien va a administrar Vicentin es una empresa de capitales mixtos, como YPF, a través de YPF Agro y un fideicomiso", y precisó que "con la intervención se evaluará qué alcance final deberá tener la expropiación, porque sabemos que el Grupo Vicentín tiene partcipaciones minoritarias en algunas empresas satélites".

Otras voces

Desde la opisicón, el diputado nacional Mario Negri (UCR) cuestionó enérgicamente la medida al sostener que "se dijeron estupideces: la primera es que la expropiación de Vicentin va a permitir tener precios testigo cuando ya tienen para ello las retenciones y la intervención cambiaria. La otra: hablan de soberanía alimentaria cuando lo principal que tenemos para exportar es alimentos".

Por el contrario, el ex titular de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo BuzzI, consideró que "la opinión de la oposición sobre la intervención fue apresurada, tendrían que estudiar un poco el tema y proponer soluciones".