El presidente Alberto Fernández finalmente no visitará el próximo miércoles 25 de mayo la Antártida, como parte de la celebración del Día de la Patria.

La decisión fue tomada luego de que en Casa Rosada se recibió un informe sobre las condiciones climáticas que se presentarán en el continente blanco, que empujaron al entorno del mandatario a descartar la posibilidad de realizar dentro de dos días ese viaje.

Por su parte, al quedarse en Buenos Aires, el jefe de Estado podría asistir al tradicional Tedeum que se realizará el próximo miércoles en la Catedral Metropolitana.

El jefe de la base Esperanza en la Antartida Argentina, Edgardo Morales, había señalado en diálogo con Radio LU12 AM 680 de Río Gallegos que, si bien había recibido la notificación de que el presidente viajaría al continente blanco, esa opción estaba supeditada a las condiciones climáticas que presente la jornada.

Se preveía que en primer lugar Fernández viajará el martes a la noche a Ushuaia y el miércoles fuera llevado a la base Marabio, para luego, viajar en helicópetero hasta la base Esperanza, donde funciona la escuela número 38 Raúl Alfonsín, la más austral del mundo.

"Desconozco los detalles de Marambio, obviamente sí está previsto todo allá. Acá nosotros desarrollamos nuestro 25 de mayo como fecha patria que es y con todo lo que merece. Si tenemos la visita del presidente será muy bien recibido", había resaltado Morales.

La visita a la Antartida Argentina demanda con un gran trabajo logístico, al tratarse de una las zonas más frías y de más difícil acceso que existen sobre el planeta, aunque ya fueron varios los presidentes que lo han hecho.

El primero de ellos fue el mandatario radical Arturo Frondizi, quien el 8 de marzo de 1961 visitó la Isla Decepción en la Antartida. Luego le siguieron Raúl Lastiri, como presidente provisional en 1973, y Carlos Menem, el 27 de diciembre de 1997.

Sin embargo, desde la visita del riojano al continente blanco que no se volvió a repetir el arribo de algún presidente argentino a la Antartida.