En medio de la pandemia de coronavirus y de la agitación del mundo político por las denuncias de espionaje ilegal durante el macrismo y la expropiación de la empresa agroexportadora Vicentin, el presidente Alberto Fernández dejó algunas definiciones contundentes sobre estos temas que ocupan la agenda mediática.

Espionaje ilegal


El presidente dijo no entender la "docilidad de cierta justicia" que acepta presiones, ratificó que desde el inicio de su gestión "los jueces saben perfectamente bien que no hay emisarios" en sus despachos del Poder Ejecutivo, y calificó de "métodos perversos" al presunto espionaje ilegal realizado durante la gestión de Mauricio Macri.

"No entiendo la docilidad de cierta justicia. Son demasiados los casos que se están viendo y son preocupantes", sostuvo Fernández sobre las supuestas presiones políticas a jueces federales en la gestión de Cambiemos y aseguró que los magistrados saben "perfectamente" que en su Gobierno "no van a recibir emisarios del Presidente ni del ministro de Justicia, ni de otros ministros".

En una entrevista con Radio 10, el Presidente explicó que los jueces, por su profesión, pueden sentirse presionados porque deben decidir sobre "partes en pugna", pero advirtió que el problema se da cuando los magistrados "terminan convirtiendo esa presión en un acto efectivo que los vuelve dóciles".

Consideró además "un espanto como práctica" que se hayan realizado tareas de espionaje a ex funcionarios del kirchnerismo y otras personas presas en la cárcel de Ezeiza durante el gobierno de Macri y confió en que todo eso "será materia de investigación de la justicia".

"Ahora espero que trabajen como Dios manda, con lo que tienen que hacer como jueces, y la inteligencia tendrá que trabajar en lo que tiene que trabajar, para prevenir motines, por ejemplo, no para saber qué es lo que habla un abogado con su cliente", graficó.

Fernández admitió que lo "sorprendió" esa denuncia sobre las supuestas tareas de inteligencia en el penal de Ezeiza y dijo que "seguramente" a él también lo "habrán grabado" cuando fue a visitar "a detenidos injustamente presos".

Argentina "está en mejores términos de calidad institucional" ahora, que cuando gobernó el país Cambiemos, respondió el Presidente, consultado más tarde en dialogo con Radio Rivadavia, por los dichos de ayer de Macri y de Elisa Carrió, quienes, en medio del escándalo por el presunto espionaje ilegal durante la gestión anterior, advirtieron sobre los supuestos “atropellos institucionales” del actual gobierno nacional.

"No sé cuál es el riesgo de la calidad institucional. Argentina no tiene espías espiando ciudadanos, no tiene una mesa judicial... Está mejor en términos de calidad institucional; se logró que el Congreso Nacional siga funcionando a pesar de la pandemia y hay absoluta autonomía del poder político de la justicia", argumentó.

Vicentin

Se está actuando "con racionalidad económica" dijo Alberto respecto de la firma Vicentin y que es necesario hacerse cargo de la empresa mediante una expropiación "por una cuestión de transparencia" y para que pueda volver a producir y exportar.

"Algunos dicen que el Gobierno con el tema de la deuda actúa como de derecha y en el caso Vicentin actúa como de izquierda, y la verdad que lo que estamos haciendo en ambos casos es actuar con racionalidad económica", agregó el Presidente.

"Yo no puedo pensar en un país que necesita crecer en default y tampoco puedo ver impávido cómo se cae una empresa de la talla de Vicentin, donde los mismos accionistas dicen no tenemos cómo salvarla, que no pueden hacerse cargo de nada y me piden que el Estado se haga cargo sin necesidad de dictar una ley de expropiación, pero uno debe hacerlo por una cuestión de transparencia exclusivamente", agregó Fernández.

El presidente señaló: "Pensemos que el Estado se hace cargo y firma un acuerdo por el cual reciba las acciones de Vicentin, a ustedes les suena transparente eso teniendo en cuenta todo lo que se está investigando sobre Vicentin? una empresa que está virtualmente sospechada de un manejo muy espúreo y ha dejado más de 1.000 millones de dólares de deuda colgada".

"Y si hubiera dejado que Vicentin termine en manos extranjeras cuál hubiera sido la reacción? Entonces si uno tiene en cuenta todo esto se da cuenta que en verdad nosotros estamos intentando rescatar una empresa que está al borde de la quiebra, eso sólo", analizó.

Dijo que está "esperando que la intervención me traiga información que no tengo, porque necesito saber más, el por qué de ese entramado de empresas, por qué entre 2015 y 2017 se crearon tantas empresas que no sabemos qué hacen, si son cáscaras vacías o si tienen alguna función, estoy esperando que la intervención se meta y me informe".

"El objetivo más prioritario es que la empresa vuelva a producir y exportar como corresponde, no alquilándole a otros las instalaciones, y que todo se haga en un marco de mayor transparencia, la prioridad es que podamos lograr que con un nombre prestigioso como YPF los productores vuelvan a confiar en la empresa y podamos pagar la deuda que la empresa tiene, y después hacerla crecer como todas las empresas del sector que buscan lo mismo", aseguró.

Dijo que "la preocupación es muy grande" y que Vicentin es "todo un enjambre de empresas que son difíciles de entender cómo funcionan y todo eso nos hizo decir cuánto tiempo más podemos mirar esto sin intervenir".

"Habían en el medio un concurso abierto y en el concurso se anuncia la creación del comité de acreedores externos y ese comité representa el 40% de las deudas que tiene Vicentin y la verdad es que me preocupó mucho que esa empresa termine en manos de capitales extranjeros, tengamos en cuenta que en Argentina hay siete cerealeras y cuatro de ellas son de capitales extranjeros", analizó.

Afirmó que "para nosotros ese mercado es muy importante porque gran parte de las exportaciones vienen por ese lado, por eso nosotros rescatamos a Vicentin de lo que es un camino seguro al precipicio, que termina con las quiebra de Vicentin o con el pase de Vicentin a manos privadas y capitales extranjeros".

"Yo advertí -agregó- que el riesgo es muy grande y que seguramente al Estado no le haría mal tener una empresa testigo como es YPF en el mercado de hidrocarburos, una empresa testigo no supone la intervención sobre otras empresas, yo no creo que nosotros tengamos que dictar normas para regular más allá de lo que ya existe en el mercado granario, sí creo que el Estado puede tener, en un tiempo además que tras la pandemia la producción de alimentos va a tener un rol central, una empresa que de algún modo promueva el desarrollo del sector".

Aseguró que "el único instrumento que advierto para rescatar Vicentin es la expropiación, porque el Estado no tiene otro elemento, porque por ley los bancos públicos no pueden capitalizar deuda y porque YPF Agro no es una sociedad anónima, es una unidad de negocios que depende de YPF que es una empresa cuyo objetivo es la explotación básicamente de hidrocarburos y el vínculo de YPF y la agricultura tiene que ver con productos que YPF tiene para la fertilización del campo pero no la explotación agrícola y mucho menos la exportación de cereales".

Fernández dijo que tras el anuncio del lunes, recibió el llamado de "Sergio Nardelli y la propuesta que me hace es que el control de la empresa lo tome YPF, entonces yo le explico todas las dificultades técnicas y jurídicas que hay para que YPF haga eso, pero nunca me dijo otra cosa más que el Estado se haga cargo de la empresa, porque YPF es el Estado".

"(Los dueños) sostienen no haber hecho ninguna irregularidad, sí me ofrecieron colaborar y ayudar y les dije que me encantaría que lo hagan porque si ellos quieren preservar Vicentin, ayudenmé a que no sea arrastrada a una quiebra", sostuvo.

Remarcó que "intento rescatarla porque allí hay 2600 productores agrícolas estafados, porque hay 2000 personas que trabajan, porque la ciudad de Avellaneda vive de Vicentin, porque es un operador muy importante en el mundo cerealero y en la exportación de cereales de Argentina y porque ese mercado es estratégico para el desarrollo económico argentino y en ese contexto tiene mucho sentido que el Estado tenga una empresa testigo".

Coronavirus en AMBA

Fernández consideró que la pandemia de coronavirus "ha tomado un ritmo de contagios que debe preocuparnos" en lugares como el AMBA, donde, advirtió, se ve un "relajamiento social" peligroso.

En el citado diálogo con Radio 10 y Radio Rivadavia, el mandatario además recalcó que tiene "mucho cuidado" y toma las precauciones necesarias para evitar contagiarse el virus, pero lamentó que haya "una campaña que lo que busca es hacerle sentir a los argentinos que el Presidente no respeta lo que le pide a la gente que respete".

En ese sentido, dijo que "circulan infinidad de fotos que no son del momento en que dicen que son", en las que se pretende mostrar a Presidente sin guardar distancia social en sus recorridas, pero recalcó que "no es así".

"Por supuesto que me estoy cuidando, pasa que la gente está desatenta a muchas cosas que no se ven", dijo Fernández, que aseguró que tiene siempre a su lado alguien que le "rocía alcohol" en cada salida.

Sin embargo, aclaró: "Lo que no quiere decir que no pueda estar expuesto, porque el riesgo lo corremos todos".

"Por nuestras funciones, que tenemos que recorrer y cruzarnos con gente, el riesgo se potencia. Pero tomamos todas las cautelas del caso", completó.

Consultado sobre si le preocupaba la aceleración de contagios registrado en los últimos días, principalmente en la zona AMBA, respondió: "Sí, mucho" y contó que así se lo hizo saber el jueves pasado al gobernador bonaerense Axel Kicillof y ayer al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, porque nota que "algo que no está funcionando".

"Esta presión que hay sobre liberar, liberar, liberar. Yo lo entiendo, pero se traduce inexorablemente en contagios y muertes", afirmó Fernández.

"Además ha tomado un ritmo de contagios que debe preocuparnos", juzgó y adelantó que hoy "durante el día" hablará con ambos, "para ver cómo seguimos", porque el tema es "para que le prestemos atención muy seriamente" ya que "es obvio que los casos están creciendo".

Entre las razones del aumento de casos, señaló dos fenómenos: "La detección rastreo y aislamiento" que "explica el aumento de casos, porque se están descubriendo asintomáticos", por un lado, y, por el otro, el "relajamiento social, porque la gente piensa que esto ya pasó y no pasó nada".

"En la Ciudad piensan que en un problema de los barrios de emergencia y no es verdad, está distribuido en todos los barrios", sostuvo el Presidente, que repitió que "la única solución que la medicina conoce es la cuarentena".

"Me da la sensación que se confiaron", dijo en el mismo sentido el mandatario y contó que el primer día en que los porteños salieron a correr por los parques le expresó a Rodríguez Larreta su preocupación por lo que veía.

"Hay que tomar medidas ya, hay que revisar algunas medidas, yo sería partidario de restringir más el transporte público, y esas salidas recreativas a correr y poner más controles que me parece que no los hay suficientes", indicó Fernández.

"Hay que ser cuidadosos, vamos a seguir trabajando juntos, el problema no es de Horacio, ni de Axel, es nuestro", dijo el Presidente, que añadió que "si hay algo que corregir tenemos que analizarlo juntos" puesto que el AMBA "no son dos ciudades, sino un espacio único".

También consideró que "el problema no está tanto en la apertura de un negocio o de otro, sino en la salida generalizada de gente y eso es lo que hay que tratar de ver cómo se contiene".

Dijo además que entendía al jefe de Gobierno de la Ciudad, porque "hay una demanda en la ciudad que debería ser revisada por los que somos porteños, para que todo se libere, y no nos está ayudando", sentenció.

Para Fernández "no es verdad" que si se liberan actividades la economía cae menos, por que el problema no es la cuarentena, es la pandemia.

Cristina Kirchner

En tanto, el presidente de la Nación consideró una "premisa falsa" pensar que su vice, Cristina Kirchner, toma las decisiones en el Gobierno y señaló que esa hipótesis es difundida "para perjudicarla a ella" y a él mismo.

Deuda externa

Alberto expresó que "todos" quieren "evitar el default" y que "la Argentina está haciendo un enorme esfuerzo tratando de hacer una oferta que atienda también el reclamo de los acreedores".

Fernández dijo que quiere "ser optimista" con el tema de la deuda y que el objetivo es alcanzar un acuerdo es que "no condicione a la Argentina" de cara al futuro.

"Yo quiero ser optimista. Todos queremos evitar el default. La Argentina está haciendo un esfuerzo enorme tratando de hacer una oferta que también atienda el reclamo de los acreedores", señaló el Presidente.

Fernández señaló que "el problema central que tenemos es que es una deuda que se tomó muy rápidamente y que se tiene que pagar en muy corto plazo", en referencia al exponencial crecimiento registrado entre 2016 y 2019. "La reestructuración de esta deuda es complejísima", agregó.

Tras recordar que las conversaciones comenzaron hace dos meses, Fernández dijo que "ahora estamos tratando de hacer una nueva oferta, demostrando nuestra buena fe de acordar, con una oferta que se acerque un poco más a lo que piden los acreedores".

El gobierno intentará cerrar en los próximos días, antes del vencimiento del plazo del 19 de junio, las negociaciones con los tenedores de bonos emitidos bajo legislación extranjera por US$ 66.700 millones.

De cara a ese objetivo, el Ministerio de Economía decidió mejorar la oferta de renegociación de la deuda sobre la base de las últimas recomendaciones del FMI y lleva adelante -bajo un esquema de confidencialidad que concluirán el martes- una ronda de intercambios con los acreedores para poder cerrar el proceso puesto en marcha formalmente el 17 de abril pasado.

Aunque no hubo mayores especificaciones, las mejoras de oferta incluyen dos años de gracia, una rebaja de intereses total de un poco menos de 62% y una quita de capital promedio de 5%.

"La oferta que vamos a hacer no va a poner en riesgo la sostenibilidad de la economía argentina", remarcó el presidente Alberto Fernández, días después del respaldo a la iniciativa argentina del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El organismo multilateral la calificó de "consistente" con el objetivo de sustentabilidad de la deuda, si bien consideró que había algún margen de mejora.

La semana pasada, al participar de un encuentro organizado por la CAF-Banco de Desarrollo, el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz volvió a apoyar la oferta del gobierno argentino para la reestructuración de la deuda externa y cargó contra los acreedores, a quienes acusó de ser "cortos de vista" y de resistirse "a acompañar los principios de sustentabilidad" en este proceso.

El viernes, al anunciar la decisión de extender una semana el plazo para negociar la deuda, el Palacio de Hacienda reveló que "la República continuó manteniendo proactivamente debates con distintos grupos de inversores, adelantó posibles ajustes a la invitación y recibió comentarios de inversores, así como también otras sugerencias sobre los diferentes caminos para mejorar los cobros".

En este sentido, agregó que "la República se encuentra analizando estas sugerencias para maximizar el apoyo de los inversores, al mismo tiempo que preserva sus objetivos de sostenibilidad de la deuda".

"Argentina cree firmemente que una reestructuración de deuda exitosa contribuirá a estabilizar la condición económica actual, mitigando las restricciones a mediano y largo plazo sobre la economía de Argentina", sostuvo la cartera que conduce Martín Guzmán.

En base a esta nueva extensión, salvo que se modifique nuevamente la fecha fijada, el anuncio de resultados será el lunes 22 de junio y la fecha de ejecución, la entrada en vigencia y fecha de liquidación será el 25 de junio.

ATP

Además, el presidente pidió que se mire "la película entera" y que se recuerde que su gobierno "nunca" estuvo "ausente de las necesidades del sector privado" y que "le pagó el sueldo a 2 millones de trabajadores" privados cuando irrumpió la pandemia de coronavirus.

"Todos hablan y hablan de Vicentin, pero les recuerdo que el gobierno le pagó la mitad del sueldo a 2 millones de trabajadores de la actividad privada y nadie dice nada. Está bien que nadie diga nada porque el sector privado está sin producir, pero lo que pido siempre es que miren toda la película", expresó Alberto.

Ver más productos

Descubrí estas tendencias imperdibles

Descubrí estas tendencias imperdibles

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Ver más productos