Al encabezar esta tarde desde la residencia de Olivos el lanzamiento de una nueva línea de fabricación de lavarropas, el presidente Alberto Fernández contó que esta mañana tuvo "una extensa charla" con la titular del FMI, Kristalina Georgieva, "y coincidimos en que sin prisa, pero sin pausa, nos pondremos a trabajar para ordenar el desorden que heredamos del gobierno anterior y el Fondo”. 

Tras el anuncio de acuerdo con bonistas tenedores de deuda bajo ley extranjera, el jefe de Estado argentino explicó que "para lograr certezas hay que poner en orden las cuentas. Las cuentas con los organismos internacionales las pondremos en orden. Mi conversación con Kristalina Georgieva me alienta a pensar que lo haremos con una lógica común, la de no postergar a la Argentina y no hacer sufrir a los que mucho han sufrido”, sostuvo el mandatario.

En esa línea, agregó que "nadie vive en paz con la pobreza que existe en el país y dependen del auxilio del Estado para seguir viviendo". "Necesitamos darle pujanza a esta Argentina y los empresarios tienen que ver con eso", sostuvo en videoconferencia con la fábrica de lavarropas del Grupo Newsan, cuya planta está ubicada en el partido bonaerense de Avellaneda.

Según se informó, la fabricación de lavarropas en la planta contará con una inversión inicial de 10 millones de dólares, permitirá producir 100 mil unidades anuales, y generará 50 nuevas fuentes de trabajo que se sumarán a las 200 que ya son parte de la nómina de la empresa.

De la videoconferencia participaron también el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; el intendente Jorge Ferraresi; y el fundador del grupo Newsan, Rubén Cherñajovsky.

En otro tramo de su mensaje,  Fernández sostuvo que "invertir, producir, crear trabajo y exportar es el modo en que la Argentina se va a poner de pie", al destacar que el lanzamiento representa "inversiones que llegan, empresas que se mueven y empleos que se generan".