Mientras la inflación interanual medida por INDEC entre julio de 2020 y julio de 2021 fue del 51,8 %, los departamentos usados que se ofertan en alquiler aumentaron el 57,98 % en promedio para el caso de los de dos ambientes y el 61,13 % cuando se trata de unidades de tres ambientes, según un relevamiento de Reporte Inmobiliario.

Así, el incremento interanual superó en el caso de los departamentos de dos ambientes en 6 puntos a la inflación anual acumulada y en el caso de los de tres ese incremento superó en casi 10 puntos porcentuales a la tasa registrada por IPC general medido por el organismo oficial de estadísticas.

El valor medio de toda la ciudad para departamentos de 2 ambientes usados superó en agosto de 2021 los $ 29.329, mientras que las unidades de 3 ambientes cotizan en promedio por encima de los $ 39.400. Cabe destacar que en la comparación interanual de incrementos desde el 2009, el año de inicio de la serie de valores de alquileres de Reporte Inmobiliario, agosto de este año mostró el mayor aumento en los últimos 12 años.

De acuerdo con este sondeo, el barrio con los precios promedio más altos para un tres ambientes fue Las Cañitas, con un valor promedio de $ 56.100 y picos de hasta $ 68.000.

El valor medio de toda la ciudad para departamentos de 2 ambientes usados superó en agosto de 2021 los $ 29.329.

En un segundo lugar, figura Palermo con un promedio de $ 55.770. Si bien, en esta zona, una de las más requeridas en el ámbito porteño, hay valores máximos que llegan hasta los $ 65.000 en el caso de las unidades tres ambientes.

El barrio con el precio promedio más bajo del ránking en la ciudad de Buenos Aires, es Nueva Pompeya, con un promedio de $ 29.750, en el caso de los tres ambientes.

Entre las unidades de dos ambientes, los precios más altos también recaen en los barrios de Palermo y Las Cañitas con $ 39.585 y $ 40.040, respectivamente. Mientras que La Boca se ubica entre los más económicos, con un valor promedio de $ 23.000 para los departamentos de dos ambientes.

La suba exorbitante de las locaciones en el último año se enmarca en la puesta en vigencia de la nueva Ley de Alquileres que redujo la oferta de inmuebles en el mercado debido a que los propietarios consideran inconveniente los contratos a tres años y el ajuste anual que propone la reglamentación, explican en las inmobiliarias.  Al respecto, una encuesta de la plataforma de propiedades Zonaprop mostró que, en la Argentina, 8 de cada 10 propietarios encuestados consideran que la ley de alquileres los perjudicó.

Para los inquilinos, uno de los puntos más perjudiciales de la ley fue la tasa de indexación que ya no está regulada según la oferta y la demanda, sino que es anual y se establece a partir de un coeficiente que informa todos los meses el Banco Central. Es el Indice para Contratos de Locación (ICL) que contempla por partes iguales la variación de la inflación (IPC del INDEC) y de los salarios según el RIPTE (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables).

Ver comentarios