En medio de un clima económico inestable, y de nuevas subas del dólar, que está a tiro de alcanzar los $30, y de algunos servicios como las prepagas y la nafta, el Gobierno analiza una medida para mejorar la recaudación fiscal. 

La misma sería aumentar, por segunda vez desde que asumió Mauricio Macri como presidente, el impuesto a los pasajes en avión para el exterior, así como también la compra de productos en el exterior con tarjeta de crédito.

El diario BAE en la columna "Rumor turista" publicada en su tapa de este viernes, refleja el sentimiento que revolotea en Casa de Gobierno: “El que viaja a Miami, que pague el dólar a 25 pesos”, afirmaba en marzo de este año el “enfant terrible” de Cambiemos, Carlos Melconian, cuando la divisa verde cotizaba en la city porteña a 20 pesos".

Hoy, con el dólar casi a $30, el sentimiento podría plasmarse en realidad para frenar el turismo fuera del país: salieron en el último año unos 900 millones mensuales. En el 2017, en total, se registró una salida neta de dólares de 10.700 millones.   

El impuesto a los pasajes pasó de 5% a 7% en enero de 2017 pero ahora el incremento sería bastante mayor. Así se busca desincentivar el turismo de argentinos en el extranjero, que en el último año batió todos los récords de gasto de dólares. Por el otro, mejorar la recaudación en línea con el compromiso obtenido con el FMI para el próximo año.