El último jefe de gabinete kirchnerista apuntó hacia otros dirigentes de su partido.

Por: Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

En el marco de las repercusiones que sigue generando el impactante arresto el viernes por la mañana del ex vicepresidente Amado Boudou, se destacó este sábado el reclamo del último jefe de gabinete kirchnerista, Aníbal Fernández, hacia otros dirigentes de ese espacio en particular y del peronismo en general sobre lo ocurrido.

De modo enérgico, Fernández pidió que los dirigentes de su partido "dejen de hacerse los pelotudos y pongan la cara por los que realmente laburaron y defendieron a capa y espada lo que les correspondía a todos".

"A los compañeros no se los deja solos", agregó el ex jefe de gabinete, quien también criticó al gobierno por presionar a los jueces para que "apuren las causas".

Por su parte, el ex secretario general de la Presidencia durante el gobierno de Cristina y ex titular de la AFI Oscar Parrilli indicó que el gobierno está utilizando jueces para "perseguir a dirigentes opositores".  

No descartó que Cristina pueda ser detenida e incluso remarcó que"están amenazando que van a detener a Máximo Kirchner".

En tanto, desde La Cámpora hubo un comunicado por redes sociales y adhesiones a lo dicho por Cristina. También se formularon críticas en un acto realizado ayer para conmemorar los 12 años del "no al ALCA" por parte de Néstor Kirchner.

El secretario de esa organización, el diputado nacional Andrés Larroque, tuiteó: "Amado preso. Macri ejecuta la venganza de las AFJP. La fiesta gorila continúa".

Fuera de los dirigentes K pero dentro del arco peronista, el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, salió a marcar diferencias y dijo que "hay que respetar la decisión judicial y que esta detención no implica que esté en riesgo la democracia", tal como había manifestado la ex presidenta.

Desde la otra vereda

En tanto, desde Cambiemos se aplaudió la detención y se asoció con el "fin de la impunidad". El jefe de gabinete, Marcos Peña, resaltó "el valor positivo de que todos seamos iguales ante la ley y que no haya impunidad para nadie".

Agregó que "es muy importante en este momento en el que nos acostumbramos a tener que aprender que el Poder Judicial es un poder independiente, que lo que ocurre allí tiene que ser su responsabilidad y un proceso independiente de toda la cuestión política".

De la detención de quien también fuera ministro de Economía, ahora alojado en el penal de Ezeiza, también volvió a opinar la diputada nacional electa Graciela Ocaña: "Es importante que vaya preso pero también que devuelva el dinero que robó. Boudou no es San Martín ni Belgrano, es un chorro, un ladrón", disparó.

También opinó respecto del futuro de Cristina Kirchner, quien debe asumir como senadora: "Hubo muchos casos de desafueros en ambas cámaras, las instituciones no pueden ser aguantaderos, las personas que son requeridas por la Justicia deben ser apartadas por sus pares del cuerpo".

En tanto, la diputada nacional Margarita Stolbizer (1País) indicó que "no hay que quedarse con el show: necesitamos condenas y que devuelvan lo robado". "La Justicia va como en una escalera ascendiendo en las posiciones en las personas en las que investiga y es un dato positivo", manifestó, a la vez que pidió avanzar con la ley de extinción de dominio, para que los condenados por corrupción devuelvan al Estado lo robado.

Por último, el senador electo por Cambiemos Esteban Bullrich subrayó que "la Justicia está avanzando y eso es importante porque los conflictos que naturalmente surgen en la sociedad tienen que ser resueltos en ese ámbito".

Sin embargo, consideró que "no hay ningún motivo para que Cristina Fernández no asuma su banca en el Senado porque su situación judicial no es la misma que la de Julio De Vido", el diputado que fue detenido hace más de una semana.