La Argentina ratificó este jueves su "fuerte respaldo" a los Juegos Olímpicos de Invierno que se llevarán a cabo en la ciudad de Beijing y alrededores en febrero próximo. Su postura se conoció en momentos en que el país asiático calificó como una "farsa" un boicot anunciado anunciado por Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y Autralia a esta competencia, en nombre de los derechos humanos.

El nuevo apoyo surgió luego de una reunión virtual entre el embajador en China, Sabino Vaca Narvaja, e integrantes del Comité Olímpico Argentino, en la que se analizaron los requisitos y protocolos para el ingreso de la delegación de atletas nacionales al gigante asiático, debido a las restricciones por la pandemia de Covid-19. Según informó la Cancillería, desde su anuncio, el país fue uno de los primeros en apoyar a China en la realización de los Juegos Olímpicos de Invierno, que coincidirá con el 50° aniversario de las relaciones diplomáticas bilaterales.

Desde la Argentina, el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, reafirmó ese respaldo durante la celebración virtual de un encuentro de la Subcomisión de Deportes con su par chino el año pasado. En tanto, el canciller Santiago Cafiero felicitó por el evento a su par chino, Wang Yi, durante un encuentro que mantuvieron en la Cumbre del G20, en Roma.

En ese contexto, Vaca Narvaja se reunió este jueves de forma virtual con el Comité Olímpico Argentino junto a funcionarios de la embajada y el cónsul general argentino en Beijing. En el encuentro estuvieron presentes Magdalena Kast (jefa de Misión y, además, presidenta de la Federación Argentina de Ski y Andinismo) y Álvaro Rosset, del Comité Olímpico Argentino, con quienes se conversó acerca de los requisitos y protocolos para el ingreso de la delegación argentina de deportistas a la República Popular China en el marco de la competencia, y la posibilidad de ampliar la cooperación teniendo en cuenta las restricciones por la pandemia.

Boicot de Estados Unidos a los Juegos Olímpicos de Beijing

El evento deportivo se realizará en las ciudades chinas de Beijing, Yanqing y Zhangjiakou, en febrero de 2022. Esta semana, el gobierno de Joe Biden anunció un boicot de los Juegos Olímpicos de invierno, que no impedirá que los atletas norteamericanos compitan, pero sí limitará la participación de toda representación diplomática oficial.

La medida, después acompañada por Australia, Gran Bretaña y Canadá, está basada en “el genocidio y los crímenes de lesa humanidad en curso de la República Popular China en Xinjiang y otros abusos de los derechos humanos”, según explicó la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Dijo Psaki.

Frente a los cuestionamientos, el gobierno chino respondió a la campaña acusando a Estados Unidos de violar el principio de neutralidad política en el deporte y advirtió que “pagará el precio” por esa decisión. Incluso, el gobierno de Xi Jinping indicó que no tenía previsto invitar a dirigentes políticos de Estados Unidos al evento, aunque precisó que el Comité Olímpico Internacional tenía la última palabra en cuanto a esa posibilidad.

Ver comentarios