La reforma previsional no afecta solamente a los jubilados, sino también a veteranos de Malvinas, pensionados y a los casi 4 millones de niños cuyos padres reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH). Dado que el primer aumento -se dará en marzo- estará basado en la inflación de julio-septiembre de 2017, de los $1.412 que reciben los beneficiarios actualmente, pasarán a percibir alrededor de $1.485, es decir, unos $70 más.

Desde entonces, para las subas de junio, septiembre y diciembre se debe realizar el cálculo basados en la fórmula que rige para las jubilaciones, que será de un 70% por la inflación y el 30% restante por un índice de salarios (RIPTE). Las organizaciones sociales habían acordado con la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, un bono especial de fin de año (similar al otorgado en el 2016) de $2.200, pero luego desde el Ministerio de Trabajo se informó que dicho monto se abonará exclusivamente a los planes sociales, dejando de lado la AUH, los jubilados y los pensionados (que sí lo percibieron antes).

En tanto, debido al reclamo de diversos sectores políticos, el gobierno publicará este miércoles un decreto para hacer oficial un bono por $375, a percibir exclusivamente en marzo del año que viene.

"Todas malas noticias"

Desde las organizaciones sociales realizarán este miércoles una reunión de los distintos espacios que componen el denominado "triunvirato piquetero" (Barrios de Pie, CTEP y la Corriente Clasista y Combativa) para definir protestas por el recorte que también ellos sufrirán con la ley ya aprobada.

"Por ahora no tenemos reunión pautada con los funcionarios. Creemos que ahora no es momento, por la fecha del año, para manifestarnos en la calle, pero la situación en los barrios es muy preocupante. Son todas malas noticias antes de las fiestas", le dijo a Crónica Daniel Menéndez, de Barrios de Pie.

Desde la organización apuntan que "en estos días tenemos que trabajar mucho por la paz social" porque "hay muchos rumores y nadie quiere que pasen cosas del pasado". Consultado sobre si creía que se podía dar una situación similar a la de Rosario, donde el lunes hubo intentos de saqueos, afirmó que "Moreno tiene muchos problemas, y hay otras zonas complicadas, pero ojalá no pase nada".