El Congreso fue escenario de una jornada histórica que estuvo dividida en dos colores primarios: el verde "Pro aborto" y el celeste "Pro vida". Con vestigios de estos emblemas amaneció la Plaza y los alrededores del tradicional edificio.
(Ruben Paredes)
(Ruben Paredes)
Pero también, la zona del Congreso volvió a ser víctima del vandalismo de los manifestantes de turno. Otra vez, los alrededores quedaron llenas de basura, con pintadas y algunos destrozos.
(Ruben Paredes)
Un grupo identificado con pañuelos verdes, de alrededor de 100 personas, comenzó a realizar desmanes cuando desde el Senado se promulgaron en contra de la ley. Prendieron fuego maderas y tachos de basura y arrojaron botellas y todo tipo de elementos por encima de las vallas.
(Ruben Paredes)
(Ruben Paredes)
 
Las pintadas también coparon las persianas y paredes de la zona. Con consignas feministas como "Por todas las pibas que se llevó la clandestinidad" o "Policías vamos por ustedes", los manifestantes dejaron su huella con aerosol. 
(Ruben Paredes)
(Ruben Paredes)
(Ruben Paredes)
(Ruben Paredes)
Desde temprano, barrenderos y recolectores de basura se ocuparon de dejar en condiciones la zona, despojándola de vidrios rotos, basura y demás deshechos dejados por los manifestantes tras la histórica votación.