Un grupo de guardavidas que realizaba una manifestación en la ciudad de Mar del Plata se abalanzó frente a la camioneta de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, cuando ésta salía hoy de un acto de inauguración de un balneario público, lo que provocó que la mandataria se bajara del vehículo y los enfrentara.

"¿A ustedes les parece que ésta es la manera de tratarnos? ¿Se tienen que tirar arriba de mi camioneta cuando estoy saliendo?", dijo Vidal al grupo de manifestantes encabezado por el titular del Sindicato de Guardavidas de Mar del Plata, Néstor Nardone.

"Yo recibo a todo el mundo. ¿A ustedes les parece que ésta es la manera en que nos tenemos que tratar, acá, con el tránsito cortado? ¿A ustedes les parece que la violencia es la manera? Esta es la peor manera de vincularnos. La manifestación y la protesta es un derecho; ésta no es la manera", aseveró Vidal.

"Si vos trabajás con todos ellos, ésta es tu responsabilidad, como es la mía garantizar que no pase nada. Esta no es la manera, me piden una reunión y el equipo los va a escuchar, pero ahora les pido que me dejen pasar", manifestó la mandataria bonaerense.

 



Sorprendido, el sindicalista, tras unos segundos de estupor, sólo atinó a decir a la gobernadora que los trabajadores querían que ser escuchados, tras lo cual, cuando Vidal se retiró, Nardone pidió disculpas por el "malentendido".

"Quiero pedirle disculpas a la gobernadora y a todo el grupo que estuvo trabajando para esto, que es bueno para Mar del Plata, porque eran playas que estaban abandonadas", añadió.

Sobre la actitud de los trabajadores de cruzarse frente a la camioneta que trasladaba a Vidal, dijo: "No es que no lo pude manejar; fue espontáneo. Cuando se entendió que no nos iban a recibir, la gente cruzó la camioneta. Yo le pido disculpas públicas a la gobernadora", sostuvo Nardone.

 

El momento de la discusión