Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

Después de haber sobrellevado una semana frenética con el dólar estadounidense a valores récord, el gobierno nacional salió a apaciguar los ánimos al señalar que el mercado cambiario está estabilizado y que, con la intervención oficial del último viernes, se "evitó una crisis".

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, señaló que las medidas anunciadas -en referencia a la suba de tasas y al recálculo del déficit fiscal- apuntaron a "bajar la volatilidad y dar certezas de que la Argentina va al equilibrio fiscal. Hay cosas que tenemos que asegurarnos que no nos ocurran nunca más, como una crisis, y con las medidas que estamos implementando vamos a evitar eso".

El mensaje gubernamental de "aquí no pasó nada" lo reforzó la principal aliada del gobierno, la diputada Elisa Carrió, quien recomendó a la población "no desesperarse por salir a comprar dólares".

"Estamos siempre atentos y listos para reaccionar. La población tiene que estar tranquila, vamos por el buen camino y generando las condiciones para que la Argentina no tenga nunca más una crisis como las del pasado", intentó bajar la tensión a una semana caliente Dujovne.

Por su parte, Carrió, en la misma línea y tras reunirse el viernes por la tarde con la mesa chica del Poder Ejecutivo, indicó: "La gente no se tiene que desesperar e ir a comprar dólares, no debe hacer caso a rumores de corralito o cepo porque todas esas medidas se dieron cuando no había reservas; ahora hay reservas por 60.000 millones de dólares y todavía no entró toda la liquidación de soja".

La legisladora, quien consideró incluso que el dólar podría bajar aún más en los próximos días, defendió el actual nivel de cotización de la divisa al indicar que "un dólar por debajo de 21 pesos termina con toda la industria exportadora y tenemos problemas de desempleo porque no hay competitividad. No se puede tener un dólar anclado en 16 pesos, porque es como la convertibilidad de Cavallo, después sí que terminamos con el corralito".

Advertencias

Desde la oposición señalaron que el gobierno aún no logró controlar la situación económica y que el futuro cercano podría deparar nuevas sorpresas.

Alberto Fernández, ex jefe de gabinete del gobierno kirchnerista, indicó por la red social Twitter que "los que confiaron en Macri -por los grupos de poder económicos- están advirtiendo sobre la depreciación del peso", al reproducir un artículo del diario estadounidense The New York Times.

El legislador del Frente Renovador Marco Lavagna consideró por su parte que "estos movimientos son un llamado de atención, pero no creo que se desborden. El Central podrá controlarlos porque tiene las herramientas. El problema es que los desequilibrios que generaron la corrida siguen presentes".

Desde el kirchnerismo, en tanto, otro ex jefe de gabinete, Aníbal Fernández, manifestó que las tasas de 40 % para las colocaciones en pesos fijadas por el gobierno "tienen olor a que termina en un bono que va a caer en el mercado".

"Esto tiene olor a que termina con un bono. También demuestra que los que se querían jactar de dar una imagen de buenos administradores no lo son, porque cuando la tasa empieza a ser cada vez más grande, es más grande la posibilidad de que no lo cobres nunca", agregó.

Por su lado, el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, quien pese a no ser de Cambiemos mantiene una relación bastante cordial con la Casa Rosada, igualmente expresó su preocupación por la corrida cambiaria del dólar y consideró que la devaluación de la moneda nacional "es favorable a la producción de exportación de la provincia y el turismo", pero indicó asimismo que "va en contra del esfuerzo del gobierno nacional por contener la inflación".