Por Roberto Di Sandro
rdisandro@cronica.com.ar

Días difíciles los que corren. Una economía social que trata de acomodarse a las circunstancias y un clima de intolerancia en torno a hechos de violencia y secuestros -que crean inquietud y generan reclamos- muestran el camino hacia las elecciones de octubre. En el círculo oficialista, el Presidente dibuja una agenda bien completa, tratando de no dejar afuera a nadie. Gobernadores, dirigentes gremiales, empresarios, intelectuales y todo lo que se aproxima es tenido en cuenta. Pero todo se mantiene en reserva.

El “trocito” informativo que recoge la gente de prensa acreditada sirve para luego ampliar detalles. Los ejemplos son variados. Hace una semana dimos en esta sección la primicia de cambios en el Correo Central. Se produjo. Se redujeron cargos de primer nivel y un conjunto de directores, entre los cuales está Ramón Baldassini, un reconocido dirigente postal con vastos conocimientos socioeconómicos. El “modernizador” ministro Andrés Ibarra hizo una especie de barrida para dar curso a un menor déficit dentro de este vital campo de la administración central. Hay más que se conocerán con el tiempo.

En tanto, dentro del ejido presidencial se concentran los contactos con los gremios. Lleva la voz cantante del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, quien día a día convoca a cegetistas, sectores sociales, empresarios y una línea muy importante del peronismo: las 62 Organizaciones gremiales creadas por Juan Domingo Perón y guiadas, primero por Lorenzo Miguel y luego por Gerónimo Momo Venegas, hoy fallecido. Ahora Ramón Ayala es la voz directa de la organización. Se suman otras entidades laborales. Hay una especie de “stand by” en todas las negociaciones. Nada de paros. Después de las elecciones, veremos.

Pero, a todo esto, a pesar del súmmun de entrevistas de todo tipo, surge un hecho impactante: la desaparición de un ser humano: Santiago Maldonado. El caso mantiene en vilo al país y el propio mandatario, según se sabe, casi ni duerme. Las reuniones con Patricia Bullrich y todo el equipo de seguridad del gobierno y de representantes de las tres fuerzas son casi constantes. “Esto debe definirse”, exclama el mandatario, y se escucha como agregado “por qué tanto tiempo perdido”. Hasta ahora no hay respuesta. Claro que el runrún de la renuncia de Patricia retumba permanentemente. Lo desecha totalmente el jefe de Estado. Por otra parte, como dicen los que saben: “No va a ocurrir ahora, sobre la marcha. Después veremos”. Hay más hilo periodístico para estirar en los otros bloques.

La campaña, con todo

Aun cuando hace algún tiempo se dijo que Macri no haría campaña directa para los comicios, la cosa cambió. A partir del martes, en la “mesa chica” del gobierno se delinearán las visitas que hará “de aquí a octubre” por todo el país. Se anunció que Marcos Peña y Rogelio Frigerio están armando el maratón. No le dicen, pero sí asienten con gestos ciertos funcionarios, que uno de los que “abre la boca” es Jaime Durán Barba, el consejero ecuatoriano. No deja de estar un sólo día en las reuniones “chicas”. Por allí “tiró” una frase directa: “En estos momentos son sólo dos contendores: Cambiemos y Cristina”. Preguntaron entonces: “Y los demás?”. Una respuesta drástica del evaluador: “No existen”. Hummm. Ah, una primera visita sería San Luis, donde les sacó el invicto a los Rodríguez Saá.

Los que se ven

Las mujeres juegan un papel preponderante en estos momentos, en todo el mundo. En la Argentina se notan con frecuencia. También aquellos que tienen un perfil bajo y van al frente. Por eso, en este espacio dedicado a lo real y a lo que no es porque también se materializa, vamos al grano: 1) Se llama Carolina Stanley. Es ministra de Desarrollo Social y tuvo protagonismo en las negociaciones con las agrupaciones sociales, evitando, por el momento, situaciones complejas. Se asoció a ella la Iglesia. El obispo de Merlo-Moreno, Fernando Maletti, fue un constante pacificador de cualquier malentendido y constante colaborador de la dama. 2) Agárrense de las manos: después de octubre, no sólo aumentos en los precios de la luz y quizás otros servicios, sino en el transporte. En este ítem ya está todo programado. Sólo faltan porcentajes. Algunos hablan de 10 o 15 por ciento. 3) Preguntas concretas y respuestas concretas. Sin ocultar nada. Así calificaron los lectores y oyentes el reportaje de Crónica TV al titular de PAMI, Sergio Casinotti. Esperan que cumpla. 4) La Unión Industrial coincide con el gobierno: “Baja la inflación”. Desde la oposición, Sergio Massa remarca que “baja el consumo y los salarios se achican más”. 4) Opinión de alto nivel en la Casa Rosada: “Con lo que se paga a los futbolistas argentinos que no tienen vergüenza, pagaríamos tres o cuatro centrales de energía para darle luz a la gente que lo necesita”. Lapidario. 5) Mejoró. Sí; el médico lo miró y vio que pisa mejor. Le dio autorización para hacer unos tiritos con pelota parada en menos de un mes. Hablamos del Presidente, claro. 6) Se gastaron un dineral. Hicieron un vehículo “aéreo” sofisticado. No funciona nunca. Se trata de los dos ascensores que inauguró Oscar Parrilli en la Casa Rosada. Los anteriores eran menos costosos, y funcionaban. Hummmm. 7) Pymes de mujeres. Son las que recibió el Presidente hace horas. Las felicitó por el emprendimiento. Alguien, con varios años, comentó ante los periodistas: “La primera que hizo una pyme fue Eva Perón, cuando les mandaba las máquinas de coser de la Fundación a los necesitados y podían trabajar”. Podrían recordarlo de vez en cuando, no. Último bloque: “El ministro Triaca le dio fechas diversas a Macri para recibir a la CGT" y “si se puede” con los empresarios.

Un dato

Uno busca noticias y encuentra. Esta es una novedad: El gobierno hará una campaña para que la ciudadanía pueda fotografiar todas las obras que se están realizando y las que comienzan. La preparación de diferentes caracteres de esta acción se conocerá en los próximos días. Nadie presionará a nadie para que capte cualquier imagen de realizaciones. Nos dieron este dato primicia y lo publicamos.

Así vale

Lo demostraron: Argentina y Estados Unidos tienen ahora una gran relación. Por los menos “en palabras” lo certifican a cada paso. Pero ocurre que, después de la visita del vice norteamericano, surgieron algunos encontronazos con el combustible. Los Estados Unidos no le dieron paso al ingreso de biodiésel y la cosa se estancó. Entonces parece que el gobierno se jugó: obtuvo la reapertura del mercado internacional de la Unión Europea. En dos semanas volverá ese comercio. En el petit diálogo que tiene el gobierno dijeron “basta, vamos a Europa”. A no aflojar, señores. Hay mucho más, pero lo dejamos para dentro de siete días, saludando a nuestro colega y amigo Eduardo Campilongo en su cumpleaños. Felicidades.