El gobierno porteño decidió otorgar a los docentes del distrito un aumento del 5 por ciento sobre los sueldos de este mes, con lo cual el incremento percibido por el sector a lo largo de todo el año se eleva al 35 por ciento, a lo que sumará un bono extraordinario, no remunerativo, de 3.500 pesos para los docentes de jornada simple, pagaderos en dos cuotas, en enero y febrero.

En tanto la mayoría de los gremios ya anticipó su rechazo por “arbitraria” e “insuficiente” a la medida, comunicada por las autoridades educativas durante una reunión que se desarrolló el pasado viernes, encabezada por la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña.

Al término del encuentro, desde esa cartera informaron que, con el aumento adicional del 5 por ciento anunciado para diciembre, el año terminará con un salario inicial testigo, por jornada simple, para el sector de 19.197,91 pesos, mientras que el correspondiente a jornada completa -también inicial y testigo, es decir, sin contar la antigüedad- será de 38.925 pesos.

Ese incremento, que los docentes porteños verán reflejados en sus salarios cuando los perciban el último día hábil del año, 28 de diciembre, se suma al 30 por ciento aplicado durante el resto del 2018, con lo cual el incremento anual total de las remuneraciones del sector será del 35 por ciento.

A eso se sumará también, según lo informado hoy por el gobierno porteño al término del encuentro, el pago de un bono extraordinario no remunerativo de 3.500 pesos para el caso de los docentes con jornada simple, en tanto ese concepto será de 7.000 pesos para los maestros, maestras y profesores que trabajan durante la jornada completa, en ambos casos pagaderos en dos cuotas, en enero y febrero.