Lagomarsino. El hombre que el dio un arma al fiscal Nisman. 

Diego Lagomarsino, el técnico informático que está acusado de ser partícipe necesario en el presunto homicidio del fiscal Alberto Nisman, aseguró que tenía una relación de “amo-esclavo” con su jefe, y aseguró que esta causa le “arruinó la vida”.

En su declaración, el joven -que permanece con tobillera electrónica- negó un vínculo homosexual y dio a entender que cumplió órdenes cuando le llevó el arma de la que salió la bala que mató al fiscal.

Lagomarsino declaró durante casi diez horas ante el juez federal Julián Ercolini, y aseguró que Nisman lo llamaba hasta “30 veces por día” por teléfono y que mantenían “una relación de amo-esclavo”, dijeron fuentes judiciales.

También afirmó que el 17 de enero de 2015 quiso “hacerle un favor” a Nisman cuando su jefe le preguntó si tenía un arma. Le contestó afirmativamente y el fiscal respondió “necesito que me la traigas”.

En la misma sintonía justificó la cuenta bancaria que apareció a nombre suyo y de la madre y la hermana del fiscal fallecido, en un banco de Estados Unidos, y que no estaba declarada.

Además, Lagomarsino negó conocer a los ex agentes de inteligencia Horacio “Jaime” Stiuso, Alberto Mazzino y Fernando Pocino.

Taiano acusó a Lagomarsino como partícipe necesario del presunto homicidio al aportar la pistola Bersa calibre 22 utilizada en el hecho, y citó a indagatoria para los días 20 y 21 a los custodios de quien fuera titular de la Unidad Fiscal AMIA -Rubén Fabián Benítez, Néstor Oscar Durán, Luis Ismael Miño y Armando Niz-, por incumplimiento de sus deberes.

Nisman apareció muerto con un tiro en la cabeza en el baño de su departamento cuatro días después de haber denunciado a la entonces presidenta Cristina Fernández y otros funcionarios, legisladores y militantes kirchneristas por supuestamente encubrir a Irán por el ataque a la AMIA.

Fuente: DyN