El presidente Mauricio Macri anunció el fin de los cargos políticos para familiares directos en el Poder Ejecutivo e incentivó a las provincias y municipios a seguir su ejemplo. Aún no se firmó el decreto, pero este martes la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, informaron que imitarán la medida en sus dependencias. Igualmente, no todos en Cambiemos comulgan con este cambio.

En su primera actividad oficial tras regresar de la gira por Europa, el Presidente comunicó que reducirá cargos políticos en el Poder Ejecutivo, congelará el sueldo a funcionarios y que, a través de un DNU, impedirá que familiares de ministros trabajen en cargos públicos. Convocó, a su vez, a otros gobernadores e intendentes a que adhieran a la medida, principalmente los de Cambiemos.

En esa línea, los primeros en acatar el pedido fueron los dos mandatarios de mayor peso. Tanto Vidal como Rodríguez Larreta adoptarán la medida que prohíbe a los ministros designar a familiares en el ámbito del Ejecutivo. El ministro de Modernización, Andrés Ibarra, puntualizó en conferencia de prensa que la restricción de cargos llegará hasta los casos de segundo grado de consanguinidad y afinidad.

Es decir, padres, suegros, hijos, yerno/nuera, abuelos, hermanos, cuñados y nietos de ministros. También a los cónyuges, informó Ibarra. No incluiría a primos. El mismo día del anuncio presidencial, cinco familiares directos de ministros nacionales dejaron sus cargos para avalar la decisión de Macri.

Por otro lado, el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, sostuvo que la decisión presidencial "parece contradictoria", frente a la ratificación de Jorge Triaca como ministro de Trabajo, luego del escándalo por insultar a una empleada. "Por un lado suena poco creíble. Suena muy a marketing en este momento un planteo tan sorpresivo", expresó el dirigente del socialismo.

En tanto, fuentes del gobierno porteño y del bonaerense recordaron que aplicar la nueva medida estaría en línea con otras ya aplicadas en sus distritos. Desde que llegó Larreta al poder, bajó unos 120 cargos de la estructura de personal político y Vidal ya hizo una reducción de la planta política en un 30% en dos tramos.