En la primer sesión del año, el oficialismo logró darle media sanción en Diputados a una serie de reformas de "simplificación y desburocratización" del Estado. El paquete, que reproduce el contenido del DNU firmado por Mauricio Macri en enero, fue aprobado gracias al apoyo del interbloque Argentina Federal.

A cambio de este apoyo, habían exigido a Cambiemos una serie de modificaciones como la supresión del artículo que hubiera permitido el embargo de depósitos de cuentas sueldo superiores a tres salarios mínimos, pero antes de poder votar este punto, el oficialismo se retiró del recinto, sin someterlo a votación

Luego de 13 horas de debate, se aprobó la primer parte del paquete, vinculado al desarrollo de infraestructura, con 141 votos a favor y 86 en contra. El apartado relacionado al "desarrollo productivo" consiguió 140 votos a favor, 69 en contra y 18 abstenciones, mientras que el de "simplificación de la administración pública nacional" registró 138 votos afirmativos, 63 negativos y 25 abstenciones.

Las abstenciones de los últimos dos proyectos correspondieron al Frente Renovador, mientras que el Frente para la Victoria, el Movimiento Evita y el Frente de Izquierda votaron e contra de todas las propuestas.

Entre otros puntos, el proyecto amplía la utilización de los documentos electrónicos y las firmas digitales en documentos públicos. También baja las multas a quienes empleen trabajadores en negro y los tiempos d. permanencia en un registro de infractores.

"Las 11 de la mañana acordaron tratar la derogación del DNU, a las 3 de la mañana huyeron del recinto. El oficialismo ayer nos mintió dos veces, dijo que iba a derogar los DNU y que el Ministro (Luis) Caputo iba a venir al Congreso. Nada de eso sucedió”, enfatizaron los diputados en un comunicado.

La bancada presidida por Agustín Rossi, advirtió que “lo que hicieron es una porquería”, afirmó que “después de estar sesionando 13 horas, al momento de tener que derogar el DNU, los diputados oficialistas, rompiendo el acuerdo parlamentario dejaron sin quórum la sesión, escapando al debate parlamentario”. Lo definió como un "bochorno parlamentario".

El diputado Axel Kicillof criticó al Gobierno, acusándolo de “pasar de contrabando” el “megadecreto”, pero que al no poder hacerlo generó “tres engendros”, en referencia al paquete de tres proyectos de ley. “Esto no es algo que haya escrito el Poder Ejecutivo. Estos puntos los redactó el sector privado y se lo impuso al Ejecutivo”, añadió.

Por su parte, Marco Lavagna cuestionó la “celeridad” del debate. “En algunos temas los proyectos son un avance, en otros no hay grandes cambios. Estamos poniendo parches y no avanzando e. cuestiones de fondo”, sostuvo el diputado massista. 

Por parte del oficialismo, el diputado radical Héctor Olivares aseguró que “el objetivo es colocar en primer plano las necesidades de. ciudadano, otorgar transparencia y celeridad y eficiencia en l. prestación de los servicios públicos en lo vinculado a l. infraestructura”.