La Cámara Federal porteña confirmó a  Claudio Bonadio como juez que debera estar al frente de la investigación a la ex presidenta Cristina Kirchner y otros acusados por “encubrimiento agravado” a ciudadanos iraníes prófugos por el atentado a la AMIA, al rechazar una recusación de otro imputado, Luis D’Elia.

El abogado defensor del referente del partido MIles, Adrián Albor, había pedido apartar a Bonadio de la causa por supuesta "enemistad manifiesta" y falta de imparcialidad, pero los camaristas Eduardo Farah y Martín Irurzun rechazaron el planteo por "improcedente", según la resolución firmada.

D’Elia fue indagado en la causa al igual que otros 14 acusados, entre ellos la ex presidenta, y ahora Bonadio debe resolver sus situaciones procesales.

Para los camarisas “no surge” una conducta de “enemistad manifiesta” por parte del magistrado hacia D’Elia.

Al recusar al juez, la defensa aludió a "manifestaciones -atribuidas a D’Elia- sobre notas periodísticas o sobre el devenir de expedientes judiciales; e incluso en relación a la persona del magistrado (con un particular tenor) y al modo en que ejerció su actividad funcional".

"Las restantes invocaciones dan cuenta de supuestas acciones llevadas adelante por terceros ajenos al proceso (formulación de denuncia o publicaciones en redes sociales, entre otras cosas)", detalló la Cámara.

Ante esto "se carece de elementos que otorguen prueba bastante de la situación que describe la ley. o de indicios que den sustento a un temor objetivo de parcialidad respecto de la actuación" del juez, agregaron los camaristas.

La ex presidenta fue indagada en esta investigación y cerró la ronda de declaraciones.

Además de Cristina Kirchner y D’Elia, fueron indagados el ex canciller Héctor Timerman, el ex secretario general de la Presidencia Oscar Parrilli, el ex secretario Legal y Técnico Carlos Zannini y la ex procuradora del Tesoro Angelina Abbona, entre otros.
 

Fuente: Télam