La construcción lideró el alza. (Archivo)

La economía creció un 4% en junio respecto del mismo mes del año anterior y en el segundo trimestre de 2017 la actividad se expandió un 2,7% si se la compara con el segundo trimestre de 2016. A su vez, si se toma todo el primer semestre de este año, la actividad creció un 1,6% comparado con la primera mitad del año pasado. Así se desprende del último informe del Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) que difunde mensualmente el Indec.

Es el crecimiento más grande desde que Mauricio Macri asumió la presidencia. Una vez más, la construcción -motorizada principalmente por la obra pública y el boom de los créditos hipotecarios- lideró el alza, marcando una mejora interanual de un 13,2% frente al mismo mes del año pasado. Cabe destacar que 2016 tuvo enormes caídas, debido a la paralización de la obra pública en todo el país.

Los otros dos sectores que crecieron mucho en ese período fueron el de la pesca (7,3%) y el de la industria manufacturera (6,2%). No todas fueron buenas noticias, la minería se contrajo un -5,6%, una caída que ya lleva más de tres semestres. Desde el oficialismo destacaron asimismo que el repunte de la industria manufacturera tuvo su mejor marca desde septiembre de 2011, seis años atrás.

“Con el dato de junio se confirma que el proceso de crecimiento se consolida. Ya son cuatro trimestres consecutivos de crecimiento dado que en el segundo trimestre del año el nivel de actividad aumentó 0,8% sin estacionalidad con respecto al trimestre anterior y 2,7% frente a un año atrás”, evaluó la cartera de Hacienda, de Nicolás Dujovne.

Alarmas encendidas

Dos de los ítems vinculados al poder adquisitivo de la gente, como son Comercio y Hoteles y Restaurantes cosecharon a su vez incrementos del 5,7% y 4,4%, respectivamente. La novedad también fue celebrada por el oficialismo, que sabe que el resto de los índices que miden consumo se mantiene en rojo.

En tanto, el instituto de estadísticas también informó que en los primeros 7 meses del año las importaciones crecieron un 29,9% y las exportaciones un 1,4%, lo que arroja un déficit en la balanza comercial de u$s 3.428 millones. El dato es doblemente preocupante, ya que, según el informe de ejecución presupuestaria de ASAP (Asociación Argentina de Presupuesto), el déficit fiscal suma $250.694 millones, un 92,4% por encima del desequilibrio de $130.265 millones de iguales meses de 2016, principalmente por los intereses de la deuda.