Hay fuertes discrepancias entre los referentes sindicales. 

Por Luciano Bugner 
@lucianobugner 

El 25 de septiembre es el Confederal pautado por la CGT. El eje central de ese encuentro será la convocatoria a un posible paro. El gobierno, desde hace días, viene “tentando” a la UTA para que no se sume a la huelga. “Ni siquiera fueron a la marcha”, dicen, algo resignados, desde Azopardo. De nuevo crece la grieta sindical: gordos versus moyanistas.

¿El MASA? Piensa, en silencio, desde un costado. “La unión hace la fuerza”, dice Juan Carlos Schmid hasta el hartazgo. El único orador en la marcha pasada es tildado, por propios y ajenos, como el más “combativo”. Y, como si fuera poco, cuenta con el apoyo del apellido Moyano. Esas palabras las repite porque intuye que el triunvirato (Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña) cuenta su final en meses.

Aunque eso va a quedar demostrado el lunes 25 de septiembre, en el Comité Central Confederal. “De parte de la Uocra no hay posición tomada al respecto hasta el momento”, cuentan allegados a Gerardo Martínez. De todas maneras, la movilización del martes de la semana pasada dejó en evidencia la diferencia del dirigente con la conducción cegetista, ya que no subió al palco.

La UOM tomó una misma postura. “Estamos organizando una reunión con distintos secretarios generales del país para que traigan un informe de lo que se piensa en sus sedes. Todavía no podemos avanzar sobre el paro”, confiaron a este medio. Un dato: a Antonio Caló tampoco se lo vio en el escenario.

Por estas horas en Azopardo dicen estar tranquilos. “Lo de Fernández (titular de la Unión Tranviarios Automotor) se sabía hace rato. Es más, ni estuvo en la plaza”, confían. Sin embargo, la tentación desde Cambiemos para que la UTA no se sume a una medida de fuerza debilitaría la huelga. “Del paro estamos hablando desde el verano”, exclaman algo enojados allegados a Schmid.

Por su parte, el Movimiento de Acción Sindical Argentina -MASA- (Peones de Taxis, Unión Ferroviaria, Gas y Luz y Fuerza, entre otros) mantiene una postura distante. Si bien existen reuniones entre los máximos dirigentes de la Confederación General del Trabajo y este grupo de gremios, aún no salió ninguna respuesta oficial.

Por el momento están pensando en salir a la cancha y ver en qué equipo jugar. En tanto, la CATT (representada por Schmid y que incluye a Camioneros, liderados por Pablo Moyano) tendría una reunión en los próximos días para esquematizar una posible huelga general. Cabe destacar que ambos sindicalistas fueron quienes impulsaron la última marcha a Plaza de Mayo.