En declaraciones al ciclo matutino de Telefé, "Morfi, todos a la mesa" la ex presidenta Cristina Kirchner dijo que “hoy es el día de la lealtad” y que en ese contexto “Comodoro Py trabaja a destajo” como “parte del cronograma electoral claramente”.

La candidata a senadora por Unidad Ciudadana señaló también que la Justicia Federal actúa de acuerdo al “cronograma electoral”, señaló que no defiende “a nadie” de los ex funcionarios de su gestión acusados de caso de corrupción, al tiempo que denunció una “utilización política sesgada” en su contra y sostuvo que la Justicia actúa como “una fuerza de tareas del Gobierno”.

“Yo no defiendo a nadie, a nadie. Espero que la Justicia actúe con equilibrio, con ecuanimidad y que investigue a todos. Per. creo que el poder judicial actúa como una fuerza de tareas de. gobierno”, advirtió Cristina durante la entrevista con el conductor del programa, Gerardo Rozín.

“Cada vez que vas a fondo (con investigaciones por presunt. corrupción) aparecen los amigos del gobierno”, enfatizó además la ex mandataria, quien dijo que no “cree” en el desempeño de l.  Justicia federal.

Julio De Vido: Pedido de detención y desfuero

En esta jornada, la Cámara Federal porteña ordenó la detención del ex ministro de Planificación por la denominada “Causa Río Turbio”, previo proceso de desafuero en la Cámara de Diputados. En voto dividido, los jueces Martín Irurzun y Leopoldo Bruglia dispusieron el arresto de De Vido por el peligro que su permanencia en libertad significa para la investigación, que se encuentra en un estado “incipiente”.

Sobre este tema afirmó hoy que el pedido de desafuero y de detención del ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido es el “acto de campaña central” de Cambiemos e ironizó que “en el Día de la Lealtad, Comodoro Py trabaja a destajo”.
 
“Ayer hicimos el acto central de campaña en Racing en vísperas de los comicios y ahora Cambiemos hace el acto central de campaña, que es esto”, expresó la ex presidenta minutos después de conocerse la decisión de la Sala II de la Cámara Federal en la causa contra De Vido por la presunta defraudación al estado nacional en la puesta en marcha de la mina de carbón de Río Turbio.
 
Fernández de Kirchner insistió en que “no” defiende al ex funcionario “ni a nadie”, pero sentenció que “hoy hay un manejo y utilización del Poder Judicial como una fuerza de tareas del Gobierno”.
 
En declaraciones al programa “Morfi, todos a la mesa” de Telefé, la ex mandataria cuestionó que “es más que evidente que hay un cronograma judicial que va coordinado con el electoral” y resaltó que “esto no hace bien, ni a ellos ni a nosotros”.
 
“En el Día de la Lealtad, Comodoro Py trabaja a destajo. Los peronistas festejamos y en Comodoro Py trabajan a destajo”, ironizó la candidata a senadora.
 
En este sentido, reprochó que el “cronograma electoral se inició la semana pasada” cuando fue citada a indagatoria por el juez Claudio Bonadio en la causa en la que se la investiga por presunto encubrimiento del atentado a la AMIA, a partir de la denuncia que había realizado el fiscal Alberto Nisman antes de aparecer muerto. 
 
Al respecto, opinó que “no es una casualidad” que la Justicia avance sobre “la principal candidata de la oposición” a cinco días para las elecciones legislativas del domingo.
 
No obstante, sostuvo que advertir sobre este “cronograma electoral” no significa “minimizar nada”, por lo que resaltó que “es la Justicia la que debe investigar y determinar las responsabilidades” en este supuesto caso de corrupción que involucra a De Vido.
 
Al ser consultada sobre si en su gobierno no se dio cuenta de estas irregularidades que se le imputan al actual diputado nacional, la ex presidenta respondió que durante el kirchnerismo pidieron “en el Congreso una comisión revisora de toda la obra pública y el oficialismo se ha negado rotundamente”.

Sobre la corrupción durante el kirchnerismo

Al respecto, Cristina Fernández, enfatizó que se calló “durante mucho tiempo” sobre los presuntos hechos de corrupción ocurridos durante el kirchnerismo, pero remarcó que “no” se piensa “callar más”.
 
Al ser consultada sobre el detenido empresario Lázaro Báez y los hechos de corrupción que se le imputan mediante la obra pública, respondió: “Fui bastante estúpida, me callé demasiado. Lázaro Báez era socio de (Ángelo) Calcaterra. Pregúntele a Calcaterra y a (Mauricio) Macri por Báez. Fueron socios en la licitación de las represas de Santa Cruz y las perdieron, y eran socios en muchas otras. Me callé durante mucho tiempo y me cansé, no me pienso callar más”.
 
La ex presidente reiteró que “hay una persecución política instrumentada por el Poder Judicial” contra el kirchnerismo y juzgó que “pretender que dos o tres gobiernos son asociaciones ilícitas, votados democráticamente, es demasiado”.
 
En una entrevista con el programa “Morfi, todos a la mesa” de Telefé, a cinco días de las elecciones, Fernández de Kirchner enfatizó que “el Poder Judicial jamás jugó a favor” del kirchnerismo sino que “siempre jugó en contra”.
 
También aseguró que si se “hubiera enterado antes” que su secretario de Obras Públicas, el detenido José López, “vivía en la casa de un empresario ligado a la construcción (por Eduardo Ramón Gutiérrez) obviamente le hubiera pedido la renuncia”

Asimismo, la ex presidenta advirtió que le “hubiese gustado” que el presidente Mauricio Macri “hubiese apartado” de su cargo a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, por su “protección y encubrimiento” a la Gendarmería en el caso de la desaparición de Santiago Maldonado.
 
En este sentido, recordó que la ministra vinculó “a los pobres mapuches con la guerrilla kurda”, por lo que ironizó: “Me parece que la que está en kurda es ella. No critico que le guste el vino, después de todo es bebida nacional”.
 
Al respecto, la referente kirchnerista remarcó que “no cree" que el Gobierno haya mandado a desaparecer a Maldonado, pero resaltó que “el problema es que se complicó con su actitud posterior” porque el tema “no le movió un pelo a nadie”.
 
En cuanto a la inseguridad en el conurbano bonaerense, Fernández de Kirchner sostuvo que “hay más” que antes porque “no hay trabajo”, al tiempo que indicó que “una de la principales del tema de la inseguridad es que la situación económica no los lleve a delinquir”.

“A la gente no le alcanza en serio. Antes no iba la familia entera a comer a los merenderos y a los comedores”, apuntó la ex jefa de Estado, quien también alertó sobre el nivel de deuda que está tomando el Gobierno y sentenció que “esto nunca nos llevó a un buen lugar”.
 
La ex mandataria volvió a pedirle a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, que termine unas serie de hospitales que comenzaron a construirse durante el kirchnerismo, a los que “les falta un 5 por ciento para estar terminados”.
 
La ex presidenta sostuvo que Vidal argumentó que no los terminaba porque eran “una estafa electoral” del kirchnerismo, por lo que Cristina criticó que “fue (la primera candidata a diputada por Cambiemos en la provincia de Buenos Aires) Graciela Ocaña la que firmó que los hospitales son una estafa electoral”.
“Decile (a Vidal) que lleva de candidata a la participe necesaria de esta estafa”, finalizó.