El concesionario de la terminal de ómnibus del barrio porteño de Retiro, Néstor Otero, se entregó esta tarde ante la Policía Federal luego del pedido de detención del juez federal Claudio Bonadio, por la causa de los supuestos cuadernos del chofer Oscar Centeno, cuyos datos deslizan pago de coimas en la obra pública.

Fuentes judiciales informaron que el empresario se presentó en la sede de la Policía Montada, ubicada en el cruce de Cavia y Figueroa Alcorta, y luego fue trasladado a una dependencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal ubicada en la calle Belgrano al 1600. Ya se encuentra a disposición de la Justicia.

Otero se negó a declarar, presentó un escrito y no reconoció haber dado bolsos con billetes a Roberto Baratta, número dos del ministerio de Planificación que encabezó Julio De Vido. Su apellido aparece en varias ocasiones en los cuadernos que habría escrito Centeno: una vez entregando un bolso calculado en USD 250.000 y en otra regalando vinos y champagne a Baratta, por ejemplo.

Con Otero detenido, el único que sigue prófugo es Oscar Thomas, director del Ente Binacional Yacyretá, por quien su abogado, Juan Manuel Ubeira, reclama que sea eximido de prisión, aunque en primera instancia, el juez la rechazó.