La interna electoral de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas ( DAIA) se coló en la investigación por la muerte del fiscal Alberto Nisman, cuando la entidad salió a desmentir las aseveraciones de uno de los candidatos a presidirla.

Tras las nuevas pericias de Gendarmería, que aseguraron que en el cuerpo de Nisman hallaron un cóctel de clonazepam y ketamina, Jorge Knoblovitsy -quien se candidatea a presidir la entidad- aseguró al diario Clarín que la aparición de estas drogas "acredita que lo asesinaron", dado que el efecto combinado de ambos químicos puede llevar a la muerte.


Ayer, la DAIA emitió un mensaje aclarando que debía expresarse "como consecuencia de las imprudentes manifestaciones que se realizaron en algunos medios de comunicación por miembros de la comunidad que, actualmente, no representan ninguna voz autorizada".

En este sentido, la institución confía "firmemente en la labor judicial, y consideramos que cualquier afirmación infundada, apresurada y no proveniente de la autoridad correspondiente, sólo conduce a una mayor confusión en detrimento de la delicada función que compete a la Justicia. Consideramos, al igual que otros, que la prudencia y el respeto son el camino que hay que seguir para alcanzar la justicia", sostiene.

Finalmente, reafirma su "compromiso y confianza con las decisiones que adopte la Justicia, a la que le solicitamos, a más de dos años de la dudosa forma en que acontecieron los hechos, un inmediato pronunciamiento que dé tranquilidad y certeza a la sociedad toda".


Causa AMIA


En tanto, la investigación que llevaba adelante Nisman, sobre el atentado terrorista a la sede de la AMIA, sigue sin avances. Ayer, el canciller Jorge Faurie ratificó la vigencia de las alertas rojas para la detención de los ciudadanos iraníes acusados ante la Justicia argentina en relación con el atentado del 18 de julio de 1994, durante un encuentro que mantuvo con el secretario general de Interpol, Jürgen Stock, en la ciudad francesa de Lyon.

La ratificación de las alertas rojas está en línea con lo decidido por la UFI-AMIA y las autoridades judiciales argentinas, y confirma la línea iniciada con la decisión de no apelar la declaración de inconstitucionalidad que dictó la Cámara Federal porteña contra el memorándum de entendimiento con Irán firmado en 2013 por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.