Al menos por otras 72 horas, el diputado nacional y ex ministro de Planificación Julio De Vido quedará detenido en el hospital del penal de Ezeiza. Según informaron este lunes fuentes del Servicio Penitenciario, por ahora no será trasladado ya que los médicos del penal necesitan hacerle más estudios complementarios.

Además, el Tribunal Oral Federal 4 le dio una autorización a De Vido para que no asista a la audiencia prevista para el miércoles próximo en el juicio que se le sigue por la tragedia del tren de Once, ocurrida el 22 de febrero de 2012, en la que hubo 51 muertos y 700 heridos.

Los jueces del tribunal, Néstor Costabel y María Gabriela López Iñíguez, hicieron lugar a un planteo de la defensa, la cual argumentó que la presencia del ex funcionario kirchnerista preso no es indispensable en la etapa del juicio oral y público que se inicia el miércoles, con la declaración de los dos primeros testigos.

La defensa del diputado, a quien la Cámara Baja le quitó sus fueros el miércoles último, también consideró necesario evitar que aumente la "estigmatización" que rodea a la detención. De Vido busca la prisión domiciliaria o ser traslado al penal de Marcos Paz.