"Sí se puede", cantaban a la espera de la salida del diputado nacional (ya sin fueros) que, en realidad, no se encontraba allí sino camino a Comodoro Py por sus propios medios. "Asesino, asesino", fueron otros de los cánticos en la vereda del coqueto barrio.

A pocas cuadras se encuentra la casa del presidente Mauricio Macri, como también las de muchos otros dirigentes políticos de todos los partidos, personalidades del espectáculo y porteños de alto poder adquisitivo. No muy lejos está también el departamento de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que actualmente se encuentra en Capital Federal.

Para quienes se acercaron a la puerta de la casa de De Vido, todo fue una fiesta. Se tomaron fotos con el edificio detrás, también con el contexto en general (patrulleros y un sinfín de medios de comunicación) y hasta con las camionetas de Gendarmería Nacional donde suponían que iba a ser trasladado De Vido.

A medida que llegaba gente, también se iban sumando los efectivos que ingresaban al edificio, algunos simplemente con el chaleco, otros más equipados. En especial, llamaron la atención los del Grupo Alacrán, una unidad especial de Gendarmería dedicada a combatir el crimen organizado y el narcotráfico.

Aproximadamente una hora después, cuando confirmaron que el ex funcionario había ingresado a los tribunales de Comodoro Py para ponerse a disposición de la Justicia, los agentes se retiraron y de a poco se vació la zona.

Fuente: