Por Luis Mendoza 
lmendoza@cronica.com.ar 

En una extensa sesión, la Cámara de Diputados dio ayer media sanción al proyecto de Ley de Defensa de la Competencia, que apunta a sancionar la concentración y posiciones dominantes de mercado. La iniciativa del oficialismo, unificada de proyectos presentados por Mario Negri (UCR) y Elisa Carrió (Coalición Cívica), fue aprobada en general por 140 votos a favor y 72 en contra y pasó al Senado para completar su tratamiento legislativo en las próximas semanas.

Desde los bancadas del Frente para la Victoria, del Frente Renovador y del Peronismo para la Victoria se propusieron modificaciones para algunos artículos, lo que fue aceptado por el diputado Fernando Sánchez, miembro informante de Cambiemos. La norma busca castigar los monopolios y crea la Autoridad Nacional de la Competencia, conformada por un tribunal de cinco miembros.

El texto prevé fuertes multas, estableciendo una sanción extrema de hasta 200 millones de Unidades Móviles, equivalentes a 20 pesos cada una, ajustable por el Indice de Precios al Consumidor (IPC) que elabora el Indec. La diputada massista Liliana Schwindt, presidenta de la Comisión de Defensa del Consumidor, insistió en reclamar el tratamiento de una “ley de góndolas”, fundamentando que existe una decena de rubros “en los que hay una clara falta de competencia”, mencionando en ese sentido a los sectores automotriz y de servicios de salud.

En esa misma línea se pronunció su compañero de bloque Marco Lavagna, quien agregó que “hace falta tener una decisión política muy fuerte para avanzar sobre este tipo de prácticas”.

Sorpresa en el recinto 
Desde el FpV habló en el recinto el diputado Máximo Kirchner, quien sorprendió al señalar que el proyecto de Elisa Carrió era mejor que el que se unificó con Negri y advirtió que en el futuro protegerán al gobierno de Mauricio Macri “cuando (Héctor) Magnetto se canse y les pida aquello que no le puedan dar ustedes”.

Consideró que es necesario regular también el mercado de los medios de comunicación, pero señaló que “ahí, a veces las lenguas se aflojan y las peras tiemblan”.  La Cámara Baja también aprobó por amplia mayoría y giró al Senado el proyecto de ley sobre Financiamiento Productivo o de Mercado de Capitales.