El ministro de Hacienda explicó: “Tenemos tipo de cambio flotante, a veces se aprecia y otras se deprecia. Es absolutamente natural, normal. Acostumbrémonos. Estoy convencido que es el sistema adecuado para la Argentina que  nos preserva que los shocks generen aumento de la tasa de  desempleo”.

Refiriéndose a Davos, dijo que “lo que uno recibe, en general, son elogios a la política económica de la Argentina. No recibimos grandes dudas o cuestionamientos. Ni sobre la política fiscal ni sobre la  política antiinflacionaria”.

Es más, aseguró que “en lo fiscal diría que no tienen dudas que la Argentina va a cumplir las metas y si así lo hace es solvente, estabiliza su deuda y ésta empieza a bajar. Los rendimientos de la deuda argentina están en un mínimo histórico  contemporáneo. No podría ocurrir si los inversores no creyeran  que Argentina está en una trayectoria solvente”.

Respecto a las inversiones, el jefe de Hacienda comentó: “Uno siempre aspira a más, pero cuando uno mira  el desempeño de la inversión en 2017 ha sido muy bueno. Creció en  el último año más o menos un 11% medida por las cuentas  nacionales”.

En referencia a las paritarias dijo que “cuando uno está en un proceso de desinflación, evidentemente  la política antiinflacionaria es bastante dependiente de lo que ocurre con los acuerdos salariales”

“En 2017 la manera que encontraron los sectores públicos y  privados negociando adelante fue la cláusula gatillo. Eso tenía un beneficio muy claro que era mirara para adelante y un costo  que genera más inercia e indexación. Si pudiéramos ir quitándonos  de encima la clausula gatillo y de acuerdos nominales para más  adelante creo que sería más fácil el proceso de desinflación  porque quitaríamos indexación a la economía”, concluyó.